Desde la izquierda, Carlos Rodríguez, presidente de la Asociación de Industriales; José E. Ledesma, presidente de la Cámara de Comercio; y Liliana Cubano, presidenta de la Asociación Productos de Puerto Rico. (Suministrada)

Ante la cadena de acontecimientos que culminaron con la renuncia del ahora exgobernador Ricardo Rosselló Nevares a su silla en La Fortaleza, líderes de asociaciones empresariales aseguraron ayer que el sector privado debe jugar un papel más activo en el desarrollo económico de la isla y en la prevención de la corrupción.

“Todo esto lo que ha levantado es la pasión de las asociaciones, y de nosotros como empresarios, de que tenemos que hacer algo. No podemos ser meros espectadores cuando se nos está cayendo la casa”, sostuvo Liliana Cubano, presidenta de la Asociación Productos de Puerto Rico, quien participó ayer del panel “Visión de las Asociaciones para el Desarrollo Económico de Puerto Rico ante los Retos Actuales”, organizado en San Juan por el Capítulo Alumni FAE de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

Aludió así a los arrestos de la exdirectora de la Administración de Seguros de Salud (Ases), Ángela Ávila, la exsecretaria de Educación, Julia Keleher, y el entonces presidente de la firma de contabilidad BDO Puerto Rico, Fernando Scherrer, por presuntos actos de corrupción, así como la posible comisión de delitos en un chat de Telegram entre Rosselló y otros 11 integrantes.

El nuevo presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR), Carlos Rodríguez, indicó durante el evento que en una de sus primeras reuniones con miembros de la entidad se ponderó impulsar varias iniciativas para prevenir la corrupción. Mencionó algunas que requerirán que el gobierno las convierta en ley, como establecer una oficina anticorrupción y crear una línea telefónica y un sistema en internet en que los ciudadanos puedan reportar posibles actos de corrupción, sin temor a represalias.

Otras medidas las podrá implementar el propio gremio, como enviar representantes de la entidad a subastas del gobierno donde participen socios locales, para velar que se cumpla la ley que da un porcentaje de preferencia a licitadores de empresas de Puerto Rico. La AIPR también pondera desarrollar campañas para motivar a los ciudadanos a votar en las elecciones y campañas de educación sobre el voto. “Queremos educar al pueblo para que evalúe los méritos y los planes de los candidatos antes de votar”, sostuvo Rodríguez.

Por su parte, José Ledesma, presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Rico, informó durante el panel que la organización impulsará iniciativas de apoyo a una mayor transparencia, tanto en la gestión gubernamental como dentro del sector privado.

 “En las mismas empresas se requiere una implementación de mejores prácticas”, resaltó Ledesma. “No es reglamentación que se le imponga a las empresas, sino que estas adopten ciertos códigos de responsabilidad, de cómo hacer negocios con el gobierno, que haya cierta transparencia y que cuando alguna empresa se vea impactada por algún tipo de comportamiento que no sea ético, que haya algún mecanismo para poderlo reportaro atender”.

Apuntó que hacen falta iniciativas de prevención tanto en el sector público como en la empresa privada. “En muchos de los incidentes de corrupción hay una mitad que es el gobierno y la otra mitad es el sector privado”, recordó.

Ismael Falcón, presidente de Alumni FAE, sugirió reformular la Oficina del Contralor para que cambie su enfoque a prevenir la corrupción gubernamental, en vez de limitarse a su labor actual de realizar auditorías que descubren irregularidades años después de que ocurrieron.

Mientras, el moderador del panel, el empresario y excandidato independiente a la gobernación, Manuel Cidre, afirmó que “es importante que estas organizaciones se atrevan a señalar lo que no funciona”. Añadió que deben unirse en esfuerzos conjuntos que maximicen las fortalezas de cada entidad empresarial.


💬Ver 0 comentarios