“La industria puede ayudar mucho con la compra de productos hechos o manufacturados en Puerto Rico”, expresó José Salvatella,presidente de Asore. (semisquare-x3)
“La industria puede ayudar mucho con la compra de productos hechos o manufacturados en Puerto Rico”, expresó José Salvatella,presidente de Asore. (Gerald López Cepero)

En 2019, más restaurantes se sumarán al creciente mercado de conveniencia con algún método de entrega y recogido de órdenes, además de aumentar la compra de productos e ingredientes locales para aportar a la sostenibilidad económica. 

Así lo adelantó José Salvatella, presidente de la Asociación de Restaurantes (Asore), al reflexionar sobre los retos y oportunidades de este segmento de la economía en el nuevo año.  

Lo que llamamos ‘to go’ o el recogido de órdenes es algo que está cogiendo un auge bien grande”, afirmó.  “Muchas cadenas tienen en sus planes activar el ‘to go’”.  

En cuanto al rol de Asore para aportar a la recuperación, indicó que “la industria puede ayudar mucho con la compra de productos hechos o manufacturados en Puerto Rico”. Indicó que también procurarán incentivar las compras de cosecha local por la vía legislativa. 

Por el lado positivo, Salvatella celebró que ya en octubre de 2019 entre en vigor  la reducción en el IVU sobre los alimentos preparados, de 11.5 a 7%. 

Va a ser un gran alivio.  Va ser una prueba y el gobierno se va a dar cuenta que el IVU en alimentos debería ser cero”, opinó el también ejecutivo de Grupo Colón Gerena. Esta empresa representa localmente las cadenas Olive Garden, Sizzler, Famous Dave’s, Longhorn Steakhouse, Red Lobster and Applebee’s  y Wendy’s 

Salvatella vaticinó que en 2019 continuará la incertidumbre, porque aunque se supone que se entre de lleno en la fase de recuperación tras el huracán María, permean las dudas sobre cuánto y cuándo se recibirán los fondos federales necesarios. “Y cuando vemos las tendencias de que la población va disminuyendo, ese es el reto mayor para la industria”, agregó.

Sobre la dificultad para contratar mano de obra, dada la emigración y también que incontables personas se han movido a llenar posiciones en proyectos de recuperación con mejor paga,  Salvatella alegó que ha visto que el desafío se extiende a otras industrias. 

No obstante, indicó que por la disponibilidad de trabajos en horarios extendidos “atendemos unos sectores con necesidades específicas de tener trabajos a tiempo parcial,  como los padres y madres solteros, los estudiantes y también la fuerza laboral que busca un segundo trabajo por necesidad económica”.  

De todas formas, el líder de Asore adelantó que la organización está trabajando en un estudio sobre compensación y salarios, como parte de los servicios que ofrece a su membresía para generar información económica relevante que también guíe con datos las decisiones de los empresarios. 

 En su portal de internet, Asore atribuye a la industria de alimentos preparados más de 62,000 empleados directos y 40,000 indirectos, aunque no se precisa si ya volvieron a estas cifras después del huracán María. También se detalla que de 4,500 comercios, cerca de 1,300 son de comida rápida, 2,800 son cafeterías y panaderías, y 350 son restaurantes casuales o elegantes. Toda esta actividad, que incluye los suplidores, generaría unos $3,900 millones anuales, según Asore.  


💬Ver 0 comentarios