Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Miguel Muñoz de Client Relations Stage Boom; Fabiany Lima de Timo Kids y varios emprendedores de la cuarta generación de Parallel18. (horizontal-x3)
Miguel Muñoz de Client Relations Stage Boom; Fabiany Lima de Timo Kids y varios emprendedores de la cuarta generación de Parallel18. (André Kang)

Tres boricuas con experiencia y éxito en el mundo de las startups decidieron que, además de asesorar a emprendedores, ya era hora de meterse la mano en el bolsillo para invertir en compañías locales de alto potencial.

Miguel Ríos, ingeniero senior en Twitter; Alfredo Álvarez, ingeniero de computación y ejecutivo en Wayfair; y CJ Acosta, emprendedor en serie, concretaron a finales de 2017 una inversión –cuyo monto no fue divulgado– en la startup StageBoom.

Esta compañía, fundada por Yiselle Dipini y Carlos Fuentes, es una plataforma digital que permite buscar, contratar y pagar por músicos para todo tipo de actividad. Es también una de las startups que componen la generación 4 (G4) de la aceleradora Parallel18 (P18).

Ríos, quien forma parte del comité de selección de P18, contó que es parte de un fondo de inversión en Silicon Valley y “llevo pensando un montón cómo hacer algo similar en Puerto Rico”.

Y, aunque las condiciones no están aún para formalizar una herramienta de inversión aquí, encontró en Acosta y Álvarez los cómplices idóneos para probar temperatura sobre cómo pueden combinar financiamiento y asesoría en startups de Puerto Rico.

La selección de Stageboom entre decenas de otras startups del patio se dio en gran medida porque Acosta, único del trío que está viviendo en Puerto Rico, conocía cuán versados son los cofundadores en el mercado de la música. Acosta retornó el año pasado a la isla, tras conseguir la venta exitosa de una startup que fundó.

También ayudó que fue una de las compañías que consiguieron crecer aún en medio de la crisis del huracán María. Presentadas las fortalezas, Álvarez y Ríos coincidieron en que fue un “no-brainer”.

“Tenemos tres pilares: inversión; mentoría y crear un banco de talento”, enumeró Ríos sobre la agenda del grupo, que esperan agrandar en el futuro cercano.

Tanto Acosta como Ríos indicaron que, después del huracán, hay más profesionales en campos técnicos –como programación e ingeniería– que han expresado interés de retornar a Puerto Rico para aportar a la recuperación o involucrarse más con el ecosistema empresarial local.

 Ese es un ingrediente adicional a cómo se ha robustecido el ambiente empresarial en años recientes, observó Acosta. “Hay más gente corriendo negocios, llevándolos a mercado. Lo que se hablaba en teoría hace cinco años, se está haciendo de verdad”, acotó.

“También hay gente en Puerto Rico que están invirtiendo, como Allison Kern (de Morro Ventures) y Grupo Guayacán. Nosotros queremos hacer alianzas con esos fondos para darles el lado técnico, que hay una brecha”, planteó Ríos sobre la necesidad de que los inversionistas cuenten con recursos expertos que ayuden a evaluar la viabilidad o el atractivo en el mercado de ideas de alta tecnología.

Con esto, Ríos hizo referencia alos fondos como Morro Ventures – liderado por Cyril Meduña y Kern – que se concentra en hacer inversiones en capital semilla o etapas tempranas en empresas innovadoras de Latinoamérica y Estados Unidos, además de Puerto Rico. Entretanto, Guayacán tiene también programas que incluyen capital como Idea Seed Fund y Springboard.

“Algunos inversionistas en Puerto Rico vienen con la actitud de ‘te voy a dar dinero y quiero que hagas tal cosa’”, agregó Ríos. Pero esa actitud coarta la innovación y, en muchos casos, puede limitar el potencial de una inversión.

“Tenemos la experiencia en el campo de tecnología. Confíen en nosotros, si estamos poniendo el dinero, es por algo”, exhortó.

La iniciativa de este trío, que espera agrandarse en el futuro cercano, es una de las muestras más concretas y recientes de que “el ecosistema está funcionando, está madurando”, celebró en entrevista separada Sebastián Vidal, director ejecutivo de P18.

Con esto coincidió, en otra entrevista, la inversionista ángel Alicia Syrett. Para ella, Puerto Rico está en ese punto de inflexión para conseguir cerrar “el círculo virtuoso”, en el que cada vez haya más historias de éxito de startups, más opciones de inversión, más interés en concretar inversión en estas compañías y más retención del talento necesario.

Sin embargo, dejó claro que las ventajas de Puerto Rico van más allá de ser compatibles con sus gustos personales: “Son ventajas estructurales, ingredientes importantes para crear un gran ecosistema”.

“Desde la perspectiva de una inversionista, en Puerto Rico tienen una fuerza trabajadora bilingüe, tienen compañías que vienen de Latinoamérica con miras a expandir a Estados Unidos o viceversa, o hacia el Caribe . Es fantástico para que startups de Estados Unidos crezcan en mercados emergentes”, abundó. A su juicio “no hay un mejor lugar” para estos objetivos porque también cuenta con incentivos tributarios para promover inversión y exportación, y a la vez está bajo el marco legal de Estados Unidos.

“P18 está en su propia liga, debido a todas estas ventajas competitivas”, afirmó. Las startups visitantes han demostrado coincidir con esta opinión, toda vez que 40% han retenido algún nivel de operaciones en Puerto Rico después de graduarse del programa. A estas se suman las cerca de 30% de participantes fundadas en la isla.

Claro está, de poco sirven estas condiciones ventajosas si no se dan a conocer. Por diseño, P18 ha incluido exponer a los emprendedores participantes a una red de inversionistas y contactos con poder para ayudarlos a escalar.

Sin embargo, en Puerto Rico también hay un núcleo de empresas grandes, tanto de operación local como multinacionales, que también necesitan enterarse de las tecnologías e innovaciones que las startups de P18 tienen para aportar, destacó Vidal.

Faltaba un mecanismo formal para cerrar la brecha entre las compañías establecidas y las emergentes, para queambos grupos exploraran beneficio mutuo. Ese mecanismo es P18 Connect.

En el más reciente foro del capítulo local del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), resaltaron dos casos de empresas establecidas que han sacado gran provecho al hacer negocio con emprendedores innovadores.

“La innovación es parte de nuestro ADN”, indicó en ese foro Rodrigo Zavala, CEO de Puma Energy Americas, empresa que ha registrado crecimiento de doble dígito por los pasados 16 años y opera en 47 países.

Por ello, Zavala indicó que participar de P18 Connect encajó perfectamente en los objetivos de negocio, además de que ya tenía relación con la aceleradora desde el arranque.

En 2016, Puma concretó una alianza con la startup puertorriqueña Gasolina Móvil, para usar su tecnología en el mercado local bajo el nombre de Puma FastPay. Esta aplicación permite pagar por el combustible directamente en la bomba, sin hacer fila y sin que las estaciones tengan que invertir en equipo adicional al que tienen. Gasolina Móvil, cofundada por Arnaldo Rivera y Giovanni Collazo, participó de la generación 1 (G1) de P18.

Ahora, Zavala indicó que están en coordinación para extender esta alianza a mercados en América Central.

Después del huracán María, Puma perdió temporeramente el sistema de geolocalización con el que gestiona su logística.

En plena crisis, se concretó un plan piloto con Woocar, participante de la G4 de la aceleradora, informó Federico Bengolea, CEO de esta startup argentina. Woocar utiliza algoritmos y herramientas de análisis de datos para reducir riesgos al conducir y también el consumo de combustible. Sin embargo, lo que atrajo a Puma fue que la tecnología podía ofrecer información sobre cómo los choferes estaban operando sus camiones sin GPS.

“Las operaciones eran mucho más complicadas que antes. Puma eran casi los únicos que estaban entregando combustibles. Eso cambió el juego, hicimos una prueba piloto y fue muy exitosa, lo cual nos está llevando a más oportunidades para demostrar la tecnología y trabajar más duro en aspectos que pueden mejorar las operaciones de Puma y nuestra propuesta de valor”, expuso Bengolea.

Zavala indicó que los ajustes que Woocar hizo son ejemplo para que otros ejecutivos se animen a encontrarle usos a las tecnologías que les presentan las startups.

“Buscamos cómo solucionar nuestros problemas con lo que las distintas compañías de P18 tienen para ofrecer”, subrayó. “Creemos que si no evolucionamos, vamos a quedarnos atrás en esta industria”.

Puma incorpora esta visión desde el reclutamiento, y por ello usa en todos sus mercados la tecnología de Talentank para parear posiciones abiertas con los candidatos ideales, indicó Zavala. Esta startup fundada en España también participó de G1 y decidió retener operaciones en la isla tras terminar su ciclo.

En marzo de 2017, la firma BMA Group –fundada por Brenda Marrero en Puerto Rico y que cuenta con más de 2,000 empleados en 23 países– hizo una adquisición parcial de Talentank.

Desde entonces, según el vicepresidente senior de BMA Group, Franco Mondo, “ha habido beneficios extraordinarios”.

“Por primera vez, cuando vimos Talentank supimos que pueden traer algo a la mesa que nosotros no teníamos. Nos dio una ventaja competitiva que nos puso en otra liga. Ninguna otra compañía de recursos humanos lo tiene”, compartió Mondo sobre el software que predice la compatibilidad entre candidatos, plazas y culturas corporativas.

A la vez, esta alianza ha sido enriquecedora para el equipo de Talentank, que se ha nutrido de la experiencia y el peritaje al interior de BMA Group, reconoció su cofundadora Rebecca Rico.

Pero Rico también destacó que la oportunidad la abrió su participación en P18, experiencia que distinguió entre las seis aceleradoras en las que ha participado: “P18 no solo ha sido la más útil. Nos graduamos hace 18 meses y aún todavía (el equipo de P18) nos llaman para oportunidades. No hacen solo que el programa tenga éxito, sino que las compañías participantes tengan éxito”.

Aparte de los casos presentados en el foro, Vidal dio otro ejemplo de cómo P18 Connect ha generado resultados no vistos anteriormente en la isla.

“A Quiena, una de nuestras startups participantes, le invirtió un banco local, Italbank”, precisó Vidal. La empresa tecnológica fue fundada en Argentina y está registrada en la Comisión de Valores y Bolsas de Estados Unidos (SEC) como asesor bonafide de inversiones.

Italbank, a su vez, es una institución financiera que da servicio internacional con sede en Puerto Rico.

Además de los ya mencionados, el programa ya cuenta con 40 aliados empresariales, como Americas Leading Finance, Merck, Popular, Connect Assistance y GFR Media, empresa editora de este rotativo.

A su vez, Vidal celebró que cada vez hay más empresarios con la actitud de “preséntenme compañías e ideas, porque lo quiero es innovar”.

“Necesitamos muchas más startups en Puerto Rico. Esto solo nos puede hacer bien. Y si las startups tienen el potencial de hacernos daño (como negocio), pues ¡movámonos más rápido para no quedarnos atrás!”, exhortó , por su parte, Zavala.

La apuesta de P18 –que comparten otras entidades en el ecosistema como Grupo Guayacán– es que cada vez sea más natural que las grandes empresas, los inversionistas institucionales o individuales y las startups hablen de negocios y también los concreten, que sean más las historias de transacciones exitosas, destacó Vidal.

Y, aunque todos los elementos ya están en su lugar para que así suceda, Syrett calificó de crucial la promoción intensa y continua de los beneficios contributivos para inversionistas residentes y para compañías que exporten servicios, así como los ejemplos de éxito, de colaboración e innovación que se cocinan aquí.


💬Ver 0 comentarios