Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Enmiendas a leyes 20 y 22 traen aires de inversión (horizontal-x3)
El gobernador Ricardo Rosselló Nevares. (Archivo/GFR Media)

La puesta en vigor de las enmiendas a las leyes 20 y 22 por parte de la administración de turno con la misión de generar unos 10,000 decretos adicionales en los próximos cuatro años, fueron bien recibidas por la comunidad empresarial que trabaja directamente con los beneficiarios de dicha legislación.

Entre las enmiendas aplicadas está la eliminación de la contratación mínima de cinco empleados para las empresas de Ley 20, que son incentivadas por su negocio de exportación de productos o servicios, y la inclusión en la ley de las compañías o individuos que ofrecen servicios de telemedicina y turismo médico.

En cuanto a la Ley 22, dirigida a personas que viven fuera de Puerto Rico y que hacen de esta Isla su residencia primaria, se enmendó para hacer más fácil el trámite de solicitud al sustituir el proceso por el documento 8898 del Servicio de Rentas Internas (IRS). Además, se le impuso un mínimo de donación anual de $5,000 a alguna entidad sin fines de lucro local.

Gabriel Hernández, socio de la firma de contabilidad BDO en Puerto Rico que trabaja con los recipientes de estas leyes, sostuvo que los cambios aplicados a dichos estatutos ampliarán las posibilidades del tipo de compañía y personas que van a poderse acoger a estos beneficios en Puerto Rico.

“Nosotros en BDO tenemos clientes que emplean hasta 100 personas como también tenemos clientes que son solos y no necesitan empleados para correr su operación. Lo correcto es permitir que sean ellos mismos los que establezcan el número de empleados que entiendan se ajustan a sus necesidades”, detalló.

Actualmente, existen unos 1,000 decretos otorgados según números del propio Departamento de Desarrollo y Comercio (DDEC) que han generado unos 5,200 empleos entre directos, indirectos e inducidos.

Por otra parte Hernández entiende que el requisito de donación mínima para los beneficiarios de la Ley 20 no será un disuasivo para este público, ya que gran parte de ellos ya son contribuyentes regulares de muchas de las organizaciones sin fines de lucro que hay en la Isla.

Tanto para Raúl Vidal, consultor de Omnia Economic Solutions como para Cristina Tamayo, gerente de Desarrollo de la aceleradora Parallel18 los principales beneficiarios de la Ley 22 serán las empresas emergentes como las startups que en esta etapa inicial necesitan gran parte de su capital para reinventirlo en sus empresas, por lo que no pueden contratar a muchos empleados.

“El hecho de hacer más fácil el proceso de entrada para los solicitantes de la Ley 20 creemos que esto va a aumentar el interés por venir a Puerto Rico y será de beneficio para las startups ya que muchos de los inversionistas que contribuyen a sus proyectos son precisamente beneficiarios de estas leyes”, explicó Tamayo.

Según Vidal, las enmiendas también tendrán un impacto para el pequeño y mediano (pyme) empresario local que busca expandir a través de la exportación y que antes no podía por la limitación de los requisitos.

“Con las enmiendas hechas ahora se le permitirá a las empresas tener un crecimiento más orgánico que será de gran beneficio para las pymes”, sostuvo el portavoz de Omnia Economic Solutions.


💬Ver 0 comentarios