Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Tanto el propietario de Neptuno Networks como el ejecutivo de Aeronet coincidieron en que la clave para que un negocio salga a flote de un desastre es cuán bien articulada está su infraestructura tecnológica. (Shutterstock)

Si alguna cosa demostró el huracán María es que la vida o muerte de una empresa no solo depende de la electricidad sino de la tecnología y las telecomunicaciones y en muchos casos, ese aspecto de la operación de los negocios no suele ser la prioridad.

“La economía ha estado tan desequilibrada en los pasados años que las empresas han limitado los presupuestos para tecnología”, dijo Gino Villarini, fundador de Aeronet al señalar que en materia tecnológica y de telecomunicaciones, el huracán María -el peor desastre natural que Puerto Rico ha visto en un siglo- tomó por sorpresa a las empresas, independientemente de su tamaño.

“Hay quienes estaban bien al día y tenían sus planes de continuidad y recuperación, pero otros aunque tenían planes, tenían una serie de deficiencias”, dijo por su parte, Pedro Andrés, fundador de Neptuno Networks.

“Para que un negocio se mantenga vivo después de un desastre, hay que hacer una inversión”, agregó Andrés, cuyas instalaciones se convirtieron en lugar de trabajo de decenas de empresas que quedaron sin electricidad y acceso a internet y telefonía por semanas y hasta meses.

Según Andrés, al sector de tecnología y telecomunicaciones se le criticó mucho por la falta de servicio, pero buena parte de la interrupción fue secuela directa de la falta de electricidad.

“Todavía al día de hoy, tengo antenas que trabajan con generadores”, explicó el ejecutivo.

Aunque para que la tecnología funcione se necesita electricidad, Villarini y Andrés coincidieron en que la clave para que un negocio salga a flote de un desastre es cuán bien articulada está su infraestructura tecnológica y ello, solo puede hacerse con un análisis sesudo de las necesidades del negocio y una estrategia clara para responder a los posibles escenarios que se enfrenten.

Un plan de recuperación IT

Según Villarini, el huracán María puso a prueba el propio plan de Aeronet, una empresa que ofrece servicios en todo Puerto Rico, las islas municipio de Vieques y Culebra y las Islas Vírgenes estadounidenses.

Las operaciones, explicó el ejecutivo, sufrieron daños, pero unos 60 días después del ciclón, el 80% de su red estaba restablecida. Sobre todo, muchos de los clientes de Aeronet -particularmente en la zona metropolitana- no perdieron su conexión gracias a las estrategias implementadas por la empresa de servicios tecnológicos.

Tiempo de restauración

Según Villarini, para responder a un desastre, lo primero es aceptar la realidad de que la conectividad puede interrumpirse.

“Garantizar que habrá 100% de conectividad es una falacia, el énfasis es reducir el tiempo que estaremos desconectados”, insistió Villarini.

Así las cosas, no importa si se trata de una empresa grande o pequeña, urge adoptar un plan tecnológico derecuperación por desastre, lo que se conoce por las siglas de IT DRP, en inglés. Dicho plan debeproveer alternativas para que la empresa pueda realizar cosas tan simples como el envío de correos electrónicos hasta más sofisticadas como activar soluciones para asegurar el intercambio de data (EDI, en inglés) y el funcionamiento de redes internas, aplicaciones y la protección de la data.

El IT DRP complementa el plan de continuidad de negocios y entre otras cosas, debe hacer énfasis como redundancia, resguardo de la información y flexibilidad para que puedan reiniciarse los trabajos incluso desde otra localidad.

“En ese plan, hay que establecer cómo se van a reemplazar las computadoras, servidores, laptops, impresores si reciben daños, quién lo va a hacer, cuánto tiempo toma”, ejemplificó Andrés.

El ejecutivo aboga porque las empresas doten a sus empleados de dispositivos electrónicos para trabajar desde donde estén, una vez ellos estén seguros.

El plan debe incluir además que la empresa cuente y si fuera previamente acordado mejor, los proveedores de servicios que le asistirán antes y después del desastre. Los números de estos proveedores incluso deben estar en la misma lista donde figuran los teléfonos de emergencia o las autoridades de respuesta, ley y orden.

“Aquí había compañías que tenían dos proveedores de internet, pero esa fibra óptica viajaba por los mismos postes que se cayeron. La empresa tenía redundancia pero no se hizo la investigación correcta para entender cómo llegaba esa redundancia”, dijo Villarini, al señalar que en el caso de Aeronet, la empresa suele brindar apoyo en el proceso de análisis para que la empresa tome la mejor decisión.

En síntesis, se trata de una conexión que podría descansar en fibra óptica, pero una segunda alternativa podría ser la microonda o una conexión satelital, por ejemplo. Todo dependerá de la necesidad de la empresa.

Lo mismo, indicó Andrés, debe aplicarse a las soluciones de telecomunicaciones.

De acuerdo con Andrés, las soluciones de telefonía inalámbrica eran vistas por algunos como una segunda alternativa, sin embargo, durante el desastre, se probó su confiabilidad.

Andrés aseguró que estas herramientas son accesibles, pues se ajustan a las necesidades particulares de la empresa.

La planificación tecnológica en los negocios ante un desastre es tan crucial que el Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos, en su plataforma Ready.gov posee una sección dedicada al tema.

La data

De acuerdo con Villarini y Andrés, aparte del ahorro en el mantenimiento de servidores físicos, el uso de la nube para el resguardo de data y aplicaciones es una manera efectiva de diversificar el riesgo de un desastre natural. Ello, porque la empresa no se expone a perder su información vital por causa de inundación o daño a los equipos.

Villarini señaló que un plan exitoso también requiere “identificar los posibles puntos de falla de un sistema” en caso de desastre y cómo minimizarlos.

Por su parte, Andrés destacó que como la electricidad ya no es confiable, el plan IT DRP de una empresa en Puerto Rico debe considerar la posibilidad de generar energía prolongadamente para asegurar el funcionamiento de su infraestructura tecnológica.

Sobre todo, Andrés subrayó que podrá tenerse el mejor plan del mundo, pero este servirá de poco si no se pone a prueba y no se discute con los empleados, aliados y clientes, para que estos sean parte de la recuperación.


💬Ver 0 comentarios