Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Desde la izquierda: Carolina Marrero, Talisha Báez, la profesora Patricia Valentín, Alondra Toledo y Joel Colón. (horizontal-x3)
Desde la izquierda: Carolina Marrero, Talisha Báez, la profesora Patricia Valentín, Alondra Toledo y Joel Colón. (Jorge Ramirez Portela)

Mucho antes de que se presentara en ambos cuerpos legislativos el Proyecto del Senado 445, el cual busca hacer obligatorio la enseñanza de lenguaje de señas en las escuelas, los integrantes de la organización Enactus en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) ya trabajaban para proveerle a la comunidad sorda del área oeste oportunidades empresariales, sociales y de salud.


💬Ver 0 comentarios