Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
A la extrama derecha, Jaime Luis Fonalledas posa junto a los recipientes de los donativos del programa Mano Amiga. (Suministrada)

Sin alterar su objetivo principal de ayudar económicamente a personas, entidades y sectores con necesidad, la Fundación Fonalledas está cambiando la forma en que otorga y distribuye el grueso de sus donativos.

El cambio, que coincide con el 50 aniversario de Plaza Las Américas y el primer centenario de Tres Monjitas, consiste principalmente en unir esfuerzos con otras organizaciones sin fines de lucro y canalizar a través de estas las aportaciones.

“La Fundación nuestra no puede pretender hacerlo todo. Lleva muchos años. Primero haciéndolo directamente aquí mis padres y mis tíos y antes el abuelo, con un sentido de que si has recibido tienes que dar. Además con el reconocimiento que dar, si das bien, te da una gran satisfacción”, explicó el presidente de las empresas Fonallledas, Jaime Fonalledas.

A su juicio, se trata, de “crear alianzas con instituciones que ya tienen una meta trazada con resultados, y en las que se puede confiar”.

Uno de esos esfuerzos, se desarrolla con la Fundación Comunitaria, para canalizar la ayuda que la Fundación Fonalledas quiere llevar a los artesanos.

“Siempre hemos tenido programas con los artesanos. Fuera del marco de la Fundación, en Plaza Las Américas llevamos 35 años y 26 en Plaza del Caribe, donde hemos tenido el programa artesanal como parte integral de lo que hacemos”, indicó.

“A muchos de estos artesanos les dio el huracán y se quedaron sin casa, sin taller y sin herramientas. Y ¿cómo los vamos a ayudar? Necesitamos alguien que se enfoque en esta necesidad, que tenga experiencia en este tipo de ayuda y escogimos a la Fundación Comunitaria de Puerto Rico, de la cual yo había sido director fundador”, abundó.

Para esa iniciativa se creó un fondo especial para el artesano puertorriqueño de $100,000.

Otro programa que se trabaja en esa misma dirección es el de Mano Amiga. “Ya estamos hablando de ayudas significativas a aquellos que pueden hacer mucho con lo poco que le podamos dar. Mediante el programa Mano Amiga lo que hacemos es aportando a entidades sin fines de lucro para que ellos puedan implantar los programas de sus centros, que impactan a mucha gente”, afirmó.

Desde que se creó ese programa, en el 2016 suman ya 44 las organizaciones beneficiadas con cerca de $500,000 en ayudas, impactando con ello a cerca de 40,000 personas.

“Va más allá del que va a recibir, sino que se multiplica”, recalcó Fonalledas.

Un tercer programa de similar estructura se desarrolla con la Fundación Kinesis. Esta es una fundación que creó José Enrique Fernández, pasado presidente de la junta de Oriental Bank, para ayudar a estudiantes para que estudiaran en la universidad que quisieran.

“Ellos están desde el 2004. Nosotros hemos colaborado con ellos en distintas iniciativas, pero ahora creamos algo nuevo”, indicó.

Lo nuevo que se creó, según Fonalledas, es un programa para ayudar a personas que interesen estudiar temas de agricultura para que se eduquen en estos.

“Ellos no habían entrado en este tema y nos juntamos. Nuevamente se trata de alianzas con organizaciones que están ya enfocadas en poder administrar una ayuda específica”, dijo.

El propósito de toda esta transformación, la resume Fonalledas en la frase de que “no es dar por dar, es asegurarse de que las posibilidades de tener resultados aumenten significativamente”.

“Qué mejor que decir que estamos teniendo este impacto directamente con gente que a su vez van a tener un impacto en nuestra sociedad”, resalta al significar el momento de los aniversarios.

Aclaró que la Fundación sigue con sus programas tradicionales de becas, y con los donativos normales, y que esto que se está haciendo se agrega a las otras áreas que la Fundación apoya, como son los temas de las artes y de la educación.


💬Ver 0 comentarios