Innovación como clave para el éxito (horizontal-x3)
Desde la izq.: Graciela Eleta, Carlos López Lay, Mark Rieger y Ángel Santiago participaron del INprende Intrapreneurship Conference. (Suministrada)

“Innovar es tener un pie en el presente y un pie en el futuro”.

Hebé Lugo, presidenta y principal oficial ejecutiva de la firma de consultoría estratégica de mercadeo y negocios Strategic Minds, resumió con estas palabras la posición incómoda que es inherente a la innovación en el interior de grandes empresas.

“La innovación siempre es difícil porque implica cambiar”, sostuvo Graciela Eleta, principal oficial ejecutiva (CEO, por sus siglas en inglés) de GFR Media, grupo de medios que publica El Nuevo Día y Primera Hora. Ambas participaron ayer del panel “Liderando el barco hacia la innovación”, que tuvo lugar en el INprende Intrapreneurship Conference en el Condado, en San Juan.

Del panel también formaron parte Carlos López Lay, presidente y CEO de la distribuidora de autos Bella Group; Mark Rieger, presidente y CEO de la proveedora de servicios de soluciones de software Inmediata Health Integrated Solutions; y Ángel Santiago, vicepresidente ejecutivo de la distribuidora de frutas, vegetales y huevos frescos Caribbean Produce Exchange. Todos compartieron, ante más de 100 asistentes al evento, las experiencias vividas en sus empresas en cuanto al tema.

Entre los puntos que destacaron los panelistas y la moderadora Lugo, están el perderle el miedo al fracaso y asumirlo como parte del proceso de innovar, tener la habilidad de reaccionar rápido a este para convertirlo en una oportunidad de mejorar la estrategia, así como entender las fortalezas que ya tiene la empresa para mantenerlas durante ese camino.

“Antes de comenzar la innovación, tuvimos que evaluar los posibles fracasos de ese proceso. Es difícil porque cuando propones innovaciones no lo haces pensando en que van a fallar”, planteó Santiago. A su juicio, prever los fracasos que podrían ocurrir da espacio para reaccionar más rápido a estos y dar paso a otras innovaciones.

Por su parte, Rieger resaltó que para que funcione, “la transformación de la cultura organizacional tiene que comenzar en la cúpula de la organización y toma un mínimo de 18 a 24 meses”. O sea, los líderes de la empresa tienen que creer firmemente que el cambio propuesto es el paso correcto a seguir, de modo que puedan transmitirlo al resto del personal.

“Innovar no es una opción, pues el mundo y las necesidades de los clientes y consumidores cambian constantemente y tienes que mantenerte al día”, resaltó López Lay.

El evento fue organizado por INprende, plataforma que ofrece herramientas, consultoría y capacitación a emprendedores y grandes empresas. Contó con la participación de Lucy Crespo, directora ejecutiva del Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación; y Glorimar Ripoll, principal oficial de innovación del gobierno local, entre otros expertos.


💬Ver 0 comentarios