Los empresarios César G. Cordero, CJ Acosta y Paul Curran desarrollaron esta fusión entre cannabis medicinal y cacao puertorriqueño. (semisquare-x3)
Los empresarios César G. Cordero, CJ Acosta y Paul Curran desarrollaron esta fusión entre cannabis medicinal y cacao puertorriqueño. (Juan Luis Martínez)

El chocolate artesanal puertorriqueño, distinguido generalmente por su alta calidad, adquiere hoy una nueva dimensión al entrar en la aún incipiente industria del cannabis medicinal para producir un nuevo y original medicamento para las personas autorizadas a consumirlo.

De la unión empresarial de tres jóvenes y de las compañías Bajari Handcrafted Chocolates y HerbaCann nació el chocolate Jíbara, como nueva y deliciosa alternativa de cannabis medicinal.

Paul Curran, fundador y propietario de Bajari; C.J. Acosta, mentor en el desarrollo de nuevas empresas; y César Cordero, experto y con licencia para manufacturar productos derivados del cannabis, completan el grupo.

“Nuestra empresa nace de Bajari, que es la marca que viene trabajando Paul por 18 años. Surgió de una heladería que tenía y donde empezó a experimentar con chocolate en Moca, y el chocolate creció sobre la heladería y vendió la heladería y se dedicó al chocolate. Eventualmente, tras ganar una competencia, estableció una fábrica que opera en Mayagüez”, dice Acosta sobre el inicio del proyecto.

Acosta también proviene de la industria del chocolate y estudió junto a Curran en el Recinto Universitario de Mayagüez, pero este proyecto es el primero que trabajan en conjunto.

La insistencia de Acosta para desarrollar un nuevo negocio basado en el chocolate artesanal fue la que produjo finalmente la idea de unirse a una industria que es nueva y creciente en Puerto Rico.

“Hacer chocolate es difícil, así que poder combinar un experto de cannabis con un experto de chocolate, ahí es que está la magia del proceso”, afirma.

Con el proyecto ya maduro, Acosta y Curran contactaron a manufactureros autorizados en Puerto Rico a manejar el cannabis y lograron conversar con cuatro de las ocho empresas existentes. Desarrollaron negociaciones con dos de ellas y Cordero resultó la mejor opción.

“A mí, lo que me llamó la atención fue que era chocolate local. La mayoría de los que hay en el mercado utilizan demasiados ingredientes que no son hechos en Puerto Rico, que no son reales, que no tienen manteca de cacao y cuando C.J. me presentó el producto, me llamó la atención, lo probé, me encantó y ahí hicimos el acuerdo”, abunda Cordero.

Los ingredientes

La elaboración de Jíbara resulta sencilla, según sus creadores. Es una combinación de cacao, azúcar y manteca de cacao infusionada con cannabis. “Estamos buscando que tenga los beneficios del cannabis y el beneficio del cacao, que es bueno también para muchas cosas”, agrega Curran.

El contenido de cannabis en esta innovadora mezcla está diseñado para que puedan utilizarlo personas que no están acostumbrados al uso de este botánico. “La barra completa se divide en tres partes. Cada parte tiene 10 miligramos de THC. La barra completa es para que tenga 30 miligramos de THC. Dependiendo a quién le preguntes, eso puede ser muy alto o muy bajito”, explica Cordero.

Precisa que buscan llegar principalmente a mujeres que están entre los 40 y 50 años y que son principiantes en el mundo del cannabis, por lo que se busca un producto cuyo componente psicoactivo no tenga un efecto mayor. “Lo que queremos es ayudar a la gente que no puede dormir, la gente que tiene problemas musculares, artritis, inflamación y otras condiciones”, recalca.

El chocolate está próximo a salir al mercado y al cierre de esta edición solo esperaba por los resultados de las pruebas de laboratorio que requiere el Departamento de Salud para estos medicamentos basados en cannabis.


💬Ver 0 comentarios