Ajit Pai, presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, subrayó que una de las prioridades de la FCC es adelantar la conectividad 5G en EE.UU. (AP) (semisquare-x3)
Ajit Pai, presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, subrayó que una de las prioridades de la FCC es adelantar la conectividad 5G en EE.UU. (AP)

El Departamento de Justicia estadounidense está mostrando reservas a aprobar la propuesta de T-Mobile para adquirir a Sprint, por entender que ambas partes no están haciendo lo suficiente para atender preocupaciones sobre un posible monopolio, según una fuente cercana al proceso de evaluación.

La oposición de la agencia federal sobre posibles prácticas anticompetitivas podría marcar un obstáculo para T-Mobile y Sprint, quienes ayer en la mañana habían ganado el apoyo del presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), Ajit Pai. El respaldo de Pai tuvo lugar luego de que ambas compañías se comprometieran a varias medidas para ganar el apoyo regulatorio a la transacción valorada en $26,500 millones.

Tras el endoso del principal oficial de la FCC, la aprobación final de la transacción ahora cae en manos de Makan Delrahim, el jefe de la División Antimonopolística en el Departamento de Justicia. La agencia tiene estándares diferentes que la FCC a la hora de considerar una consolidación, o “merger”; en específico, si la transacción afectaría la competencia en la industria y si aumentaría los precios a los consumidores. A pesar de esto, una diferencia de opinión entre la FCC y Justicia en cuanto a un “merger” es inusual.

Durante la sesión en la bolsa de valores ayer, Sprint cedió casi la mitad de sus ganancias previas en el día, y al final de la sesión sus acciones registraron un aumento de 18.8%, terminando en $7.34. Mientras T-Mobile también vio un retroceso en su avance previo, y terminó la sesión de ayer con un aumento de 3.87%, terminando en $78.29 por acción.

La adquisición de Sprint por parte de T-Mobile combinaría los “carriers” de telecomunicaciones en la tercera y cuarta posición en le mercado de EE.UU., respectivamente, y dejaría tan solo tres competidores a nivel nacional. La propuesta ha sido criticada por legisladores y activistas en pro del consumidor.


💬Ver 0 comentarios