Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El personal que labora en Kimberly-Clark es consciente de que ellos son la prioridad de la empresa, junto a sus clientes y la comunidad. (Especial para El Nuevo Día / Jorge Ramírez Portela)

Adalberto Martínez fue el último de los empleados de Kimberly-Clark que apareció luego del paso del huracán María. El equipo gerencial estuvo toda una semana buscando a sus 115 empleados para asegurarse de que ellos y sus familiares estuvieran bien. Sin embargo, no había señales de su empleado, destacado en la zona oeste del país.


💬Ver 0 comentarios