(horizontal-x3)
La sentencia no contentó a ninguna de las partes, que presentaron recursos de casación ante el TJUE. (Archivo)

Bruselas - La batalla por la forma del Kit Kat en la Unión Europea (UE) llegó a su fin después de más de 15 años de lucha legal.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) pidió hoy a la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO, en inglés) que de marcha atrás con el registro como marca de la forma tridimensional del producto "Kit Kat 4 barras".

El tribunal con sede en Luxemburgo desestimó los recursos presentados por Nestlé, la EUIPO y Mondelez contra una decisión del Tribunal General de la Unión Europea que forma parte del TJUE.

El origen de la disputa se remonta a 2002, cuando Nestlé pidió registrar como marca la forma de las características cuatro barras de chocolate y barquillo de su Kit Kat, algo a lo que la Oficina de Propiedad Intelectual accedió en 2006, para la categoría de "caramelos, productos de panadería, artículos de pastelería, galletas, pasteles, wafles".

Sin embargo, en 2007, el grupo de la competencia Cadbury Schweppes (actualmente Mondelez UK Holdings) se opuso a ese registro y solicitó la anulación de esa marca, al considerar que la forma del chocolate carecía de carácter distintivo. Pero Oficina de Propiedad Intelectual europea desestimó su planteamiento.

En 2016, casi 10 años después, el Tribunal General que tiene 47 magistrados, anuló la resolución de la Oficina de Propiedad Intelectual europea al considerar que cometió un error al concluir que la forma del chocolate había adquirido un carácter distintivo suficiente para que Nestlé tuviera exclusividad en su uso en toda la Unión, cuando ello solo se había podido demostrar para una parte de la UE.

Según los jueces europeos, solo se había demostrado que la forma se asociaba de manera distintiva con el Kit Kat en 10 países: Dinamarca, Alemania, España, Francia, Italia, Holanda, Austria, Finlandia, Suecia y Reino Unido.

Pero la sentencia no dejó contentas a ninguna de las partes, que presentaron recursos de casación ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Mondelez reprochó que el Tribunal General concluyera que la marca controvertida tuviera un carácter distintivo en esos diez Estados miembros.

Nestlé y la Oficina de Propiedad Intelectual sostuvieron que la sentencia declaraba erróneamente que el titular de una marca de la UE, que por definición es válida en toda la Unión Europea y coexiste con las marcas nacionales, deba demostrar su carácter distintivo en cada uno de los 28 Estados miembro por ser "incompatible el carácter unitario de la marca de la Unión".

Uno de los 11 abogados generales del TJUE, que intervino en el proceso, rechazó también esta interpretación alegando que no puede registrarse una marca de la Unión si el público de una parte de los 28 no la percibe como tal.

En la sentencia dictada hoy, el TJUE declara "inadmisible" el recurso interpuesto por Mondelez ya que no tiene por objeto "la anulación del fallo de la sentencia recurrida", sino "la modificación de determinados fundamentos de Derecho de esa sentencia".

Con respecto a Nestlé y la Oficina de Propiedad Intelectual, el TJUE confirmó la sentencia del Tribunal General, que estimó que la adquisición de carácter distintivo de una marca debe acreditarse en todo el territorio de la Unión y no sólo en una parte sustancial del territorio. Y así, le indicó a la Oficina de Propiedad Intelectual europea, que de marcha atrás con el registro otorgado al Kit Kat que ya no podrá ser el único chocolate con esa forma en la UE. 


💬Ver 0 comentarios