En esta imagen de archivo del 2 de abril de 2018, una farmacéutica en San Francisco posa sosteniendo un frasco de OxyContin. (AP / Jeff Chiu)

Purdue Pharma, la empresa que ganó miles de millones de dólares vendiendo el analgésico con receta OxyContin se declaró en bancarrota el domingo por la noche, días después de alcanzar un principio de acuerdo con muchos de los gobiernos locales y estatales que la demandaron por los estragos que han causado los opiáceos.

La declaración presentada en White Plains, Nueva York, se esperaba tras concretarse un acuerdo preliminar que podría suponer hasta $12,000 millones.

"Este acuerdo evitará malgastar millones de dólares y años en litigios y proveerá miles de millones de dólares y recursos críticos a muchas comunidades alrededor del país que intentan lidiar con las crisis de los opioides. Continuaremos trabajando con los fiscales de cada estado y otros demandantes para finalizar el acuerdo e implementarlo lo más pronto posible", indicó el presidente de la junta de directores de Purdue Pharma, Steve Miller, mediante comunicación escrita.

Sin embargo, Purdue aún tiene batallas legales por delante. La empresa aún se defiende de sobre 2,600 demandas sometidas por el gobierno federal y otras entidades.

En torno a la mitad de los estados no han firmado la propuesta. Varios tienen previsto oponerse al acuerdo en el tribunal de bancarrotas y seguir litigando en otros tribunales contra miembros de la familia Sackler, propietaria de la compañía.

La bancarrota supone que probablemente Purdue será retirada del primer juicio federal de los opiáceos, que tiene previsto comenzar el 21 de octubre en Cleveland.

Las familias de los exdueños Mortimer y Raymond Sackler, quienes fallecieron, indicaron en un comunicado de prensa que sienten "una profunda compasión por las víctimas de la crisis de opioides" y creen que el acuerdo "es un paso histórico para proveer recursos críticos que mitigarán el trágico estado de la salud pública".

Múltiples sectores objetaron el monto total del acuerdo, pues algunos funcionarios indicaron que no se acercará a los $12,000 millones, y porque el acuerdo significa que la compañía no podrá ser juzgada por un juez o jurado.

Miller dijo que Purdue Pharma no ha admitido tener culpa alguna y no vislumbra admitir que hizo algo mal.

"La alternativa es eliminar el acuerdo y dar paso a la continuación de los litigios. Permitir que prosigan las demandas acabaría, rápidamente, con los recursos de la compañía y culminaría en una situación negativa para todos. Lo que sea que las personas quieran no está sobre la mesa en estos momentos", añadió Miller en una llamada de teleconferencia con periodistas.

Documentos sometidos en corte apuntan a que miembros de la familia Sackler recibieron pagos de más de $4,000 millones de parte de Purdue Pharma entre el 2007 y el 1028. Se cree que la mayoría de la fortuna de la familia se encuentra fuera del territorio estadounidense, lo que complicaría cualquier demanda contra la familia por la crisis de opioides.


💬Ver 0 comentarios