Vista de la Land Rover Discovery del 2017. (horizontal-x3)
Vista de la Land Rover Discovery del 2017. (Suministrada)

Londres - El fabricante británico de vehículos todoterreno Land Rover anunció hoy que no renovará el contrato de alrededor de 1,000 trabajadores temporales y que recortará la producción en su planta de Solihull (centro de Inglaterra).

Land Rover informó hoy, en un comunicado, de que los "ajustes" que va a realizar son resultado de "los continuos vientos en contra que están afectando a la industria del automóvil".

Las ventas de nuevos autos cayeron un 5.7 % en el Reino Unido el pasado año, como consecuencia de la pérdida de confianza de la industria y de los consumidores por el "brexit", según los expertos.

Land Rover, considerada como la mayor compañía automovilística del Reino Unido, se ha visto obligada ante esta situación a realizar estos ajustes en sus "horarios de producción y nivel de personal", aunque aseguró que continuará "reclutando un gran número de ingenieros altamente cualificados, graduados y aprendices" para desarrollar "nuevos productos y tecnologías".

La compañía afirmó que mantendrá su "compromiso" con sus plantas del Reino Unido, en las que han invertido "más de 4 mil millones de libras ($5,000 millones) desde 2010 en tecnologías de fabricación para ofrecer nuevos modelos".

La empresa, que adelantó que el próximo lunes detallará sus planes para el curso 2018/19, celebra este año su 70 aniversario.

La planta de Solihull había fabricado hasta 2015 unos 6 millones de vehículos, de los cuales más de 900,000 fueron del modelo Range Rover.

Este es el auto más reconocido de la firma y ha sido el primer vehículo expuesto en el Museo del Louvre de París, donde en su momento recibió el calificativo de "obra ejemplar del diseño industrial".


💬Ver 0 comentarios