(horizontal-x3)
Entre las tareas que tiene en agenda el nuevo presidente de MIDA, figura darle continuidad a la lucha en la esfera federal para que se incluya en el “Farm Bill” una extensión del periodo para recibir fondos adicionales de emergencia. (GFR Media)

Rafael O’Ferrall, exgeneral ejecutivo de la Base de Guántamo en Cuba y actual gerente general de Imperial Dade, compañía dedicada a la venta de vasos, platos y productos desechables, es el nuevo presidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).

O’Ferrall asume la presidencia de MIDA en un momento en que la industria de alimentos experimenta un crecimiento de doble dígito en sus ventas, algo que no veía hace tiempo.

“La industria está robusta. Sus socios están enfocados en contribuir a la economía, ofreciendo los mejores productos a buen precio y llevándolos a la mesa”, sostuvo O’Ferrall en entrevista con El Nuevo Día, en la que habló sobre su agenda de trabajo y cuál es el mayor reto de liderar la organización empresarial.

MIDA tiene 300 socios aproximadamente, cifra que se ha mantenido igual por los últimos diez años, y las empresas líderes del sector, desde detallistas hasta elaboradores e importadores, pertenecen a la entidad.

O’Ferrall está consciente de que los consumidores son cada vez más exigentes, y por ello evaluaron negativamente el desempeño de los detallistas durante la emergencia del huracán María. Por eso, no vaciló al contestar que el desafío más grande que tiene como presidente de MIDA será “el proyectar a la industria de la forma correcta, ante el gobierno y el consumidor”.

Como gerente general, se enfoca en seis áreas funcionales que desea implantar también en MIDA. Entre ellas están el recurso humano, la inteligencia de mercado y la logística. Para él, el recurso humano debe estar bien pago y sentirse contento en su trabajo. Sobre la inteligencia de mercado, procurará fortalecerla y que los socios adopten las mejores prácticas del continente. Por último, la logística es parte crucial del sector de alimentos, por lo que hay que enfatizar en mejorar el tráfico, el despacho y recibo de mercancía, cómo hacer centros de acopio con agricultores, todo con el fin de asegurarse que los productos lleguen a tiempo y en excelentes condiciones.

Otros proyectos prioritarios para MIDA, a los que O’Ferrall les dará continuidad, son la lucha en la esfera federal para que se incluya en el “Farm Bill” una extensión del periodo para recibir fondos adicionales de emergencia. A Puerto Rico se le asignó $1,270 millones adicionales este año.

Además, MIDA insistirá para que se incluya a Puerto Rico en el Programa de Asistencia Nutricional federal, como existe en los estados, lo que permitiría recibir $500 millones adicionales en fondos para alimentos.

En la esfera local, la entidad continúa el diálogo para que se derogue el impuesto a los inventarios. “Es un tema de desarrollo económico. Puerto Rico está perdiendo oportunidades para crecer, podríamos convertirnos en el almacén del Caribe, pero los costos del impuesto disuaden a los empresarios a invertir en una mayor cantidad de inventario”.

El tema del pago por la inspección de furgones es otro asunto en la agenda del presidente. “Ese impuesto es un peaje a toda la carga”, dijo O’Ferrall, al explicar que desde el año 2011 el gobierno cobra $20 millones anuales por una presunta inspección a la mercancía que llega por mar desde Estados Unidos. MIDA tiene vivo un pleito en los tribunales contra la Autoridad de Puertos sobre ese asunto.

“El impuesto a los inventarios y la inspección de furgones son asuntos locales que no dependen de legislación federal. Si el gobierno local tomara acción, Puerto Rico sería más competitivo”, afirmó el líder de MIDA.


💬Ver 0 comentarios