(horizontal-x3)
(GFR Media)

La Asociación de Navieros de Puerto Rico se opuso a que la isla solicite exención a la Ley Jones para el transporte de gas licuado, ya que la entidad asevera que hay embarcaciones suficientes bajo el estatuto 12120 construidas en el extranjero antes de 1996, que podrían estar disponibles.

En vista de la Comisión especial de Energía del Senado, Eduardo Pagán, presidente de la Asociación y gerente general de Tote Maritime, aseveró que desde el año 2011 a tres embarcaciones extranjeras se les otorgó exención para transportar gas licuado. Agregó que estas no se utilizaron, pese a estar cualificadas. Dos de ellas están en el norte de Europa, en descanso.

Pagán insistió que la Ley Jones no es impedimento para que haya más distribución de gas licuado a Puerto Rico, pues existe el mecanismo de verificar si unos 40 navíos estarían disponibles aún bajo el estatuto 12120.

Larry Seilhamer, presidente de la comisión, señaló que Estados Unidos transporta gas natural a lugares mucho más lejos que Puerto Rico, pero no a la isla.

"Es una gran ironía, una contradicción transportar gas natural desde Estados Unidos a Rusia, China e India en compañías navieras americanas. Pero no a Puerto Rico", sostuvo Seilhamer.

A preguntas de la senadora Rosana López, de si la Asociación favorecería la exención si se prueba que no hay barcos con capacidad de transportar gas licuado, Pagán respondió que entiende que sí los hay. No obstante, dijo que su naviera no tiene barcos disponibles para transportar dicho combustible a la isla.

Mientras, la senadora indicó, que si hubiera esos barcos, el propio GAO, ha dicho que serían embarcaciones viejas de por lo menos, 20 años, lo que no sería eficiente su uso.

"Todo lo que pide Puerto Rico es una exención. No entiendo el absurdo de la industria marítima de cabildear en contra. Es vergonzoso porque no existen los barcos", expresó por su parte, el senador Eduardo Bhatia.

"Ni tienen los barcos, ni permiten que lleguen de otros sitios. Es un círculo vicioso", aseveró Bhatia. Agregó que Puerto Rico no busca enmendar la Ley Jones.

Explicó que se busca una exención en lo que Estados Unidos puede construir barcos en la nación con la capacidad de volumen que la isla necesita para transportar gas licuado. Dicho pedido lo ha hecho también Alaska y Hawaii.

Puerto Rico necesita como mínimo 94,000 metros cúbicos de gas licuado al mes, tan solo para las unidades 5 y 6 de la Central San Juan. Esto sin contar otras generatrices que proyectan usarlo, como Palo Seco.

Esa necesidad implica que se requerirían 2,175 contenedores ISO de 40 pies de largo para un mes de generación de tan solo dos unidades.

Seilhamer indicó EcoEléctrica le ha dicho que si se permitiera dicha exención Puerto Rico podría ahorrarse entre 30% y 40% del costo del combustible.


💬Ver 0 comentarios