(semisquare-x3)
Carlo Enrico, presidente de Mastercard para la región de Latinoamérica y el Caribe (LAC), durante la presentación de Start Path en Miami. (suministrada)

Miami — A pesar de ser uno de los gigantes globales en tecnología de pagos y tarjetas de crédito, Mastercard es consciente de que “no puede hacerlo todo” en materia de innovación y tecnología.

Por ello, compartió Ilana Messing, directora de Start Path en la región de Latinoamérica y el Caribe (LAC), la compañía cuenta con iniciativas para establecer relaciones de negocio y aprendizaje mutuo con compañías emergentes que desarrollan soluciones para servicios financieros, comercio electrónico y otras mejoras a las experiencias de pago para usuarios y clientes, así como para el manejo de transacciones.

Parte integral de dicho esfuerzo es el programa global de apoyo a startups, llamado Start Path, y que ayer tuvo su cumbre en la comunidad artística de Wynwood, en la parte norte de Miami.

“Lanzamos el programa Start Path hace más de cinco años”, indicó Messing, al destacar que la empresa fue de las pioneras en percatarse del valor agregado que tiene insertarse en el ecosistema de innovación.

El programa, mediante un riguroso proceso de selección, identifica startups que mejor encajen con las prioridades de Mastercard y estén ya en etapa de expansión.

En la cumbre, se presentaron ante potenciales clientes e inversores 40 startups de todo el mundo, desde Colombia y Brasil hasta Nigeria y Singapur.

Messing explicó que, a través de los años, la industria financiera ha dado un cambio sobre cómo ven las empresas emergentes.

“No es tanto una cuestión de competir con las startups, sino un asunto de establecer alianzas”, expresó.

Indicó que una inmensa mayoría de los ejecutivos de su clientela reconocen que el éxito a largo plazo depende de la innovación. Por lo mismo, cerca del 82% afirman que es importante para sus empresas trabajar con startups “pero no saben cómo”, señaló.

Por ello, destacó que el programa de Mastercard funciona también como un servicio de alto valor para su clientela.

Le dieron formalidad a este servicio mediante un programa de socios corporativos, en los que clientes como Citi, Central Group, BBVA, Banco Inter y TSYS, “ganan acceso a las startups con las que estamos trabajando y a las tendencias mundiales’.

“Nosotros peinamos el mundo en busca de las mejores startups y en cierto sentido las curamos para ellos”, explicó Messing.

Recalcó que no se trata de una relación de auspicio, ni tampoco Start Path pide acciones a cambio de los servicios de apoyo que brinda a las compañías que participan en su programa.

“Es realmente sobre trabajar de cerca con ellos. Ha sido muy exitoso”, afirmó.

Messing aclaró que Start Path no es una incubadora ni una aceleradora, sino un “programa”, a falta de una mejor palabra, que se concentra en apoyar a startups en etapas adelantadas para que escalen, porque “la escalabilidad es un reto aún para las mejores startups del mundo”.

Para referencia de la escala del alcance de Mastercard, sus soluciones de pago son aceptadasen 47.2 millones localidades en el mundo. Además, tiene 2,500 millones de tarjetas emitidas en 210 territorios y 150 divisas, según información provista por la empresa.

A la fecha, tan solo en la red Mastercard, se realizan 4,300 transacciones por segundo, que suman 317.5 millones cada 24 horas. Al año, estas representan un gasto que sobrepasa los $4.5 billones (trillions, en inglés).

En LAC, el negocio está creciendo a razón de 20% anuales, con Brasil como el principal mercado que aporta 40% del total, según informó Carlo Enrico, presidente de Mastercard en la región.

Entretanto, Start Path ya cuenta con una red de 180 startups de 30 países y seis continentes, que en conjunto han levantado $1,200 millones en capital.

En términos de inclusión, 40% de las empresas tienen una líder mujer.


💬Ver 0 comentarios