La empresa local especializada en productos de construcción, Master Group, es una de las pioneras en el uso de fuentes alternas de energía para sus plantas y, tras la reciente experiencia del huracán María, sus directivos ahora evalúan nuevos sistemas que le lleven a una completa autosuficiencia energética.

La compañía completó su primera instalación de un sistema de placas solares o fotovoltaica en el año 2012, en su planta Master Paints en Guayanilla. El sistema cuenta con 772 paneles fotovoltaicos de 185 kilovatios cada uno, que generan aproximadamente 286,000 kilovatios de electricidad al año en total.

“Fue la primera en su género, la primera compañía de pinturas que eran 100% producidas por energía solar. Nos conectamos al proceso de ‘net metering’ (medición neta), por lo que producimos energía a través de las placas y en momentos de lluvia o por la noche cuando no se produce energía, nos conectamos a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE)”, explicó el presidente de la empresa, Ricardo Cardona.

Pocos años después, en el 2016, el grupo instaló otro sistema de energía solar en su planta Master Products en Toa Baja. Este segundo sistema, más grande que el primero, está compuesto por 1,972 paneles solares en un área de 3,924 metros cuadrados y tiene capacidad total de 652 kilovatios.

“En Toa Baja las placas de sol se utilizan también como estacionamiento. Esta instalación es mucho más grande porque tenemos más consumo”, agregó Cardona.

Esta decisión, afirmó el ejecutivo, responde a la cultura de la empresa de siempre estar innovando para alcanzar mayor competitividad y buscando tecnología verde para proteger el ambiente.

Al presente, los sistemas no operan con baterías ya que, según Cardona, la instalación resultaba demasiado costosa, por lo que se optó por el sistema de “net metering”.

A pesar de ello, el ahorro en el costo de electricidad en Guayanilla está cerca de $140,000 al año y en Toa Baja se estima en otros $380,000, resaltó Cardona. Entre ambas plantas, las economías superan los $500,000 anuales.

Hacia la autosuficiencia

La experiencia de los huracanes Irma y María en el 2017 llevó a la empresa a buscar maneras de fortalecer aún más sus sistemas.

“Luego de María, tuvimos que instalar generadores capaces para correr todas las plantas como un sistema secundario. Pudimos operar días después del huracán nuestras plantas y ahora mismo si se va la electricidad nosotros podemos operar”, dijo Cardona.

Adelantó que la empresa evalúa los sistemas “microgrids”, con la tecnología que permite combinar en un mismo sistema un generador, baterías y placas solares.

“Eso nos permite salir completamente del net metering, salir completamente de la AEE”, enfatizó. “Nosotros como compañía estamos mirando hacia el futuro, estamos considerando fuertemente alternativas en esos sistemas. Hay que seguir buscando ser autosuficientes”.

El proceso de Medtronic

Otro ejemplo de una empresa industrial que se está moviendo hacia una dirección similar es el fabricante de dispositivos médicos, Medtronic.

En mayo de 2017, la empresa inauguró su primer proyecto de energía solar para su planta en Juncos. El sistema, con 18,000 placas solares, era capaz de producir cerca del 45% del consumo de energía de la principal planta de la compañía en Puerto Rico.

Sin embargo, el huracán María averió algunas de las placas y provocó además que la compañía que tenía el acuerdo con Medtronic para mantener el sistema se fuera de Puerto Rico. No obstante, hay acuerdos con una nueva empresa y el proyecto está en pie, aseguró el gerente general de la planta, Rolando Vázquez.

“Nosotros adquirimos lo que ellos dejaron e hicimos el acuerdo con la otra compañía. La expectativa es que para octubre esté operacional”, indicó.

El sistema va a funcionar ocupando menos terreno que antes. “La tecnología de los paneles ha evolucionado y ellos consiguieron tecnología más eficiente, que aunque yo le quite un poco de espacio para estacionamientos, ellos van a poder proveer los mismos cinco megas. Por el momento la alternativa es seguir evaluando cuanto más podemos maximizar”, dijo Vázquez.

El sistema produce economías en costos de electricidad por cerca de $700,00 anuales.

Vázquez adelantó que la empresa también está buscando alternativas de mayor autosuficiencia.

En este caso, la opción que se evalúa es la gasificación, utilizando gas metano y aprovechando el eventual cierre de un vertedero que se encuentra cerca de las instalaciones. “Una vez se cierre (el vertedero), entonces ellos (la compañía que produce el gas) podrán hacer los trabajos de conectar tuberías y proveer gas a esos generadores que se nutren de gas metano”, explicó.


💬Ver 0 comentarios