Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La degradación en los bonos de la Universidad del Sagrado Corazón se reportó en 2014, cuando también se cambió la perspectiva a negativa. (GFR Media/Archivo)

La casa evaluadora de crédito Moody’s mantuvo en Ba3, con perspectiva negativa, la clasificación de los bonos que la Universidad del Sagrado Corazón (USC) emitió en 2012 mediante la Autoridad para el Financiamiento de Instalaciones Industriales, Turísticas, Educativas, Médicas y de Control Ambiental (Afica).

“La confirmación de Ba3 para la USC refleja su probada capacidad para mantener casi completa su matrícula tras el huracán María, junto con un uso modesto y anticipable de sus reservas para la recuperación”, detalla el análisis sobre la deuda ascendente a $21 millones. A su vez, Moody’s indicó que las instalaciones de Sagrado sufrieron daños relativamente menores, que los reclamos al seguro y a FEMA deben cubrir en gran medida.

“Interpretamos la acción de Moody’s como una reacción positiva de que se mantiene el crédito y se reafirman las acciones que está tomando la gerencia de la universidad para manejar estos momentos que para todos en Puerto Rico son extremadamente retantes”, reaccionó el presidente de Sagrado, Gilberto Marxuach.

El líder académico contextualizó que Sagrado ha mantenido la misma calificación crediticia de Ba3, con perspectiva negativa, desde octubre de 2016, por lo que ve con optimismo que no haya habido una degradación aún en medio del complicado escenario de recuperación.

“La perspectiva negativa es claramente ante la situación colectiva que vivimos en Puerto Rico, los retos económicos y demográficos, que se han complicado por el paso de ambos huracanes. Todavía estamos tratando de descifrar los impactos y establecer las hojas de ruta hacia el futuro”, razonó Marxuach.

Destacó, además, que “el comunicado reconoce las acciones afirmativas de la gerencia y el logro de mantener una matrícula de 96% después del huracán”.

En esa línea, indicó que Sagrado históricamente se ha distinguido por “el manejo prudente y responsable de sus finanzas”, tanto bajo su incumbencia como en la de sus predecesores.

El análisis de Moody’s también resaltó que la universidad reabrió rápidamente tras María. Esto le permitió pautar el inicio del segundo semestre para el 22 de enero, lo cual marca un retorno al calendario normal, informó Marxuach.

La degradación de Ba2 a Ba3 se reportó en 2014, cuando también se cambió la perspectiva estable a negativa. Este escalafón está en el límite de las clasificaciones en el rango de inversión.

En la presente evaluación, Moody’s indicó que, para considerar un alza futura, Sagrado debería aumentar su matrícula neta y atraer a más estudiantes del exterior. También tendría que registrar un crecimiento sustancial en su liquidez. Por otro lado, Moody’s advirtió que, si la matrícula para el primer semestre de 2018 y los resultados operaciones son inferiores a lo proyectado, Sagrado se expondría a una posible degradación.


💬Ver 0 comentarios