Annie Mayol, nueva presidenta y directora de operaciones de Foundation for Puerto Rico. (semisquare-x3)
Annie Mayol, nueva presidenta y directora de operaciones de Foundation for Puerto Rico. (Ramón “Tonito” Zayas)

En Foundation for Puerto Rico (FPR) se concretó este año un pase de batón operacional que mantuvo intacta la visión de llevar “el conocimiento a la acción”, expresó la nueva presidenta Annie Mayol.

Mayol, con trayectoria en la industria de salud privada así como en el gobierno, en las administraciones del exgobernador Luis Fortuño y del expresidente de Estados Unidos George W. Bush, indicó que entró a su nuevo rol en el tercer sector con la ventaja de un equipo directivo que aporta continuidad y peritajes muy diversos.

La experimentada María Jaunarena se mantiene como vicepresidenta ejecutiva a cargo de colaboraciones y movilización; Damaris Ocasio es la jefa de Finanzas; Arnaldo Cruz encabeza la Unidad de Investigación y Análisis; y Alma Frontera dirige los Proyectos Estratégicos. A su vez, Jon Borschow, quien fundó la organización en 2011, se mantiene como presidente de la Junta de Directores y CEO, apostando precisamente a esa continuidad de propósito.

“En FPR seguimos firmes en nuestra misión de transformar a Puerto Rico en un destino para el mundo, para todos aquellos que nos quieran visitar para invernar, retirarse, y para invertir y exportar”, expresó Borschow, quien el año pasado fue escogido para presidir la Junta de Directores de la Organización de Mercadeo de Destino de Puerto Rico (DMO, en inglés).

A escalar proyectos

Mayol indicó que tiene la encomienda de apoyar al equipo para escalar proyectos que cumplen con los objetivos de la FPR, entre ellos impulsar la economía del visitante con proyectos de base comunitaria que propicien un desarrollo económico sostenible y que estén basados en investigación, análisis y medición.

Dos ejemplos concretos, que se diseñaron y nacieron a raíz del huracán María, son los programas Small Business Cash Grants y Bottom Up. El primer programa, que está próximo a alcanzar un desembolso de $500,000 entre 200 negocios repartidos por la isla, se basó en un análisis ágil para poder responder a la necesidad de apoyar pequeños negocios tan pronto como el pasado octubre.

“Los datos históricos dicen que 40% de los negocios pequeños cierran tras un desastre como María. Cuando el país fuese a pivotear hacia la recuperación, iba a ser más difícil hacerlo con muchos menos activos. Esos negocios pequeños no podrían esperar ayudas o préstamos que iban a tardar tres o cuatro meses, porque iban a cerrar”, explicó Cruz.

El segundo apoya a comunidades para que identifiquen los activos con los que cuentan para atraer visitantes y propiciar su desarrollo económico de forma sostenible, explicó Jaunarena. Bottom Up inició en Orocovis y el próximo junio FPR publicará un informe de impacto de la iniciativa, las lecciones aprendidas y los ajustes que se han hecho para hacerlo exitoso, informaron.

Entretanto, el programa continúa en Punta Santiago de Humacao y luego en la región de Isabela-Aguadilla, con la meta de replicarlo en 50 comunidades.


💬Ver 0 comentarios