Los dueños, William Cruz y John Hernández, planifican vender cervezas enlatadas y en botella, ofrecer recorridos guiados y asociarse con negocios establecidos para ampliar el alcance de la marca.

La primera cervecería artesanal de Puerto Rico, Old Harbor Brewery, cobra impulso de la mano de sus nuevos dueños, William Cruz y John Hernández. Después de relanzar su producto en botellas y establecer una barra en sus instalaciones en Carolina, planifican vender cervezas enlatadas, ofrecer recorridos guiados y asociarse con negocios establecidos para ampliar el alcance de la marca.

Cruz, quien es médico radiólogo, y el ingeniero Hernández, adquirieron la empresa en 2017, cuando la cervecería pasaba por un proceso en el Tribunal de Quiebras.

En abril de 2018 comenzaron a producir y vender “kegs” o barriles para suplir a hoteles, restaurantes y barras. “Ahora tenemos 150 clientes con 250 líneas o grifos en toda la isla”, resaltó Cruz. “Somos la cervecería artesanal que más se vende en barril en Puerto Rico”.

Para diversificar el negocio, en marzo pasado comenzó a producir, en botellas de 12 onzas, sus tres variedades más populares: Santo Viejo (pilsner), Coquí (helles) y Melón (ale con melón). “Ya está disponible en más de 200 negocios, incluyendo los supermercados Econo, Supermax y The House. Esperamos que en julio esté a la venta en Sam’s Club”, abundó.

En las instalaciones de Old Harbor Brewery, que tienen 24,500 pies cuadrados de construcción en tres cuerdas de terreno, habilitaron en marzo un “brew pub” con capacidad para 320 personas adentro y en mesas al aire libre, que sirve las cervezas de la marca (cuatro variedades fijas y otras de temporada), ya sea solas o integradas a tragos. Abre miércoles, jueves y domingos de 1:00 p.m. a 12:00 p.m. y viernes y sábados hasta la 1:00 a.m., dijo Hernández.

Hace un mes abrió una tienda de “souvenirs” que también cuenta con envases grandes de cerveza para uso privado, como “growlers” y “kegs”. “En el ‘growler’ se te echa cerveza de barril y te la llevas a casa. Cuando se acaba, puedes traerlo a la tienda para rellenarlo”, explicó Cruz.

Hasta ahora, los socios han invertido casi $1 millón, tanto en la adquisición de la marca y los equipos como en nómina, embotellado, la barra y la tienda. Esos equipos incluyen los necesarios para, dentro de cuatro meses, lanzar Santo Viejo, Coquí y Melón en latas de 10 onzas. Las latas, al igual que las botellas, se venderán individuales o en paquetes de cuatro.

“Esperamos vender 3,000 cajas (de 24 botellas) al mes”, dijo Cruz acerca de una de las metas para este año. “Tenemos capacidad para producir 10,000 cajas al mes”.

Agregó que actualmente, de las ventas de Old Harbor Brewery, un 90% corresponde a las cervezas, mientras que el 10% restante corresponde al bar, la tienda de “souvenirs” y la venta de granos y lúpulos a otras microcervecerías locales. Es un porcentaje que los socios esperan que aumente luego de que, en el exterior del local, habiliten hasta diez espacios para estaciones de comida, con el propósito de atraer más clientes a la barra. Para ello, invertirán $50,000 en infraestructura para los espacios, que deben estar listos para la segunda mitad de 2019.

Otra iniciativa para atraer visitantes será el inicio de recorridos guiados por la planta para educar sobre el proceso de producción de cerveza. Los dueños informaron que estos se ofrecerían los fines de semana, a partir del último trimestre de este año.

Aunque son muchos proyectos, los socios apuestan a la solidez de la marca, que cuenta con clientes que la reconocen desde sus inicios en 2004 en el Viejo San Juan. Para expandir su alcance, “estamos hablando con personas que tienen barras en Puerto Rico para asociarnos con ellos y abrir barras Old Harbor. La primera está en La Placita de Santurce, se llama Old Harbor El Deportivo”, dijo Cruz.


💬Ver 0 comentarios