La comercialización del cultivo de cáñamo todavía espera la regulación federal de la industria, reconocieron los socios de la empresa local Be Better PR. (GFR Media)

La Oficina para el Licenciamiento y Supervisión del Cáñamo (OLIC) confirmó ayer que emitió la primera licencia que dará paso al proyecto piloto de siembra de cáñamo en la isla. La iniciativa será desarrollada en el pueblo de Barranquitas por la empresa puertorriqueña Be Better PR, LLC.

“Estamos súper contentos que se dio un paso adelante en un proceso que nos ha tomado mucho tiempo, muchas reuniones y mucha educación. Todavía nos queda mucho por hacer, pero es un paso adelante”, expresó Miguel García, socio de la empresa.

Esta primera fase, reconocieron los empresarios, precederá la etapa de comercialización de las siembras y su cosecha, la cual debe esperar aún por la regulación federal de la industria y la regulación local que debe ser sancionada por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

La misma, según informó en su momento el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores, se desarrolla en dos fases, una a cargo del gobierno en colaboración con las estación experimental de la Universidad de Puerto Rico (UPR), y la otra en manos del sector privado.

El objetivo es evaluar este cultivo y conocer cuales semillas, variedades y suelos son los mejores para su desarrollo óptimo en la isla.

Según otro de los socios de la empresa, el agrónomo Héctor Santiago, a diferencia de otras industrias emergentes en la isla, este proceso se trabaja en unión entre el gobierno y la industria privada. “Nos escucharon, trabajamos en ese proceso de educación de la Legislatura y de la mano con el Departamento de Agricultura para formar la industria, aprender de otros sitios lo que está pasando, ver nuestras necesidades y atemperarlo a Puerto Rico”, dijo.

Noel López, otro agrónomo socio de Be Better, afirmó que esta licencia les coloca en la perspectiva de avanzar más rápido para desarrollar esta industria en Puerto Rico. Aseguró que empezarán el análisis y estudio de lo que es el cáñamo, incluyendo escoger variedades, semillas, terrenos, diferentes usos, las elaboraciones y diferentes mercados. “Nos va a adelantar todo el proceso a la hora de comenzar la parte comercial”, declaró.

Recalcó que se trata de un proyecto emergente de una industria nueva y que existen todas las condiciones para que la misma tenga un potencial increíble en Puerto Rico por sus de miles de usos.

La inversión para esta fase de investigación, indicó, será de entre $50,000 a $100,000. Dependerá de cuán específica y extensa se torne para llegar a los resultados y confirmar la información necesaria para establecer la fase comercial de manera correcta.

La inversión es totalmente privada de parte de los socios de esta corporación que lleva poco más de dos años incorporada, aunque estos llevan cuatro años trabajando hacia este objetivo.

“El proyecto final es la integración vertical, la producción, elaboración y distribución de lo que nos lleve estos estudios iniciales. Tenemos unas cosas que queremos hacer, pero si hay que moverse un poco por los resultados, lo vamos a hacer”, señaló García.


💬Ver 0 comentarios