(semisquare-x3)
La planta de cáñamo se distingue de la de cannabis por sus hojas más angostas. El “hemp” tampoco contiene elementos psicoactivos, a diferencia de la marihuana. (GFR Media)

Las sobre cien enmiendas que introdujo el Senado de Puerto Rico al proyecto de ley que viabiliza la siembra y el desarrollo de la industria del cáñamo (también conocido como “hemp” en inglés) en la isla, amenazan con derrotar esta iniciativa, que es apoyada activamente por el gobernador Ricardo Rosselló, así como por los departamentos de Agricultura y de Desarrollo Económico y Comercio.

El proyecto de ley está ahora en un comité de conferencia de Cámara y Senado, luego que el primero de estos cuerpos legislativos, que ya había aprobado la medida, no concurrió con los numerosos cambios que hizo la Cámara alta.

La seriedad que reviste esta situación la comparten empresarios y expertos que promueven el desarrollo de este sector económico, y que han coincidido con el Departamento de Agricultura en que la desinformación y la falta de educación es lo que aparentemente provocó la acción senatorial.

El Grupo BeBetter FoundationPR, que promueve esta industria, habló con El Nuevo Día sobre el potencial de la misma y las dudas que existen sobre la planta del cáñamo. Participaron en la conversación los agrónomos Héctor Santiago y Noel López, y el chef Miguel García, consultor internacional de productos culinarios basados en esta planta. También ofreció su posición el secretario de Agricultura, Carlos Flores.

Santiago, presidente del comité asesor de cáñamo y cannabis medicinal del Colegio de Agrónomos, explicó que este es un cultivo de muchos años, que lamentablemente ha sido eje de unos mitos que se deben aclarar.

Destacó que se trata de un ente agrícola cuyos productos están disponibles en muchas de las tiendas del país y en negocios especializados en productos de salud y para vegetarianos, pero que no se puede producir en la isla.

“El proyecto que se va a aprobar para que se pueda producir en Puerto Rico, debe contar con las bases y con las realidades de lo que es, que no es otra cosa que un producto agrícola normal”, dijo.

López, por su parte, resaltó que la versatilidad del “hemp” es que no tiene nada negativo. “Lo único negativo que pasa es la desinformación, que la gente mezcla lo que es el ‘hemp’ con el cannabis medicinal y no se pueden tratar como lo mismo, porque son dos cosas distintas”, afirmó.

García destacó los detalles nutricionales que surgen de esta y afirmó que puede ser de los alimentos con más cantidad de vitaminas, aminoácidos y proteínas que existe en el planeta.

“Es increíble ver en la parte nutricional cómo se nos cohíbe ser parte de esa magnitud, cuando hoy en Puerto Rico están disponibles en cualquier lugar, en todas las cadenas y los ‘health foods’ y puedes comprarlo”,

El potencial

Las cualidades de esta planta son numerosas, según resaltaron los expertos. Van desde su capacidad de mejorar el terreno donde se siembra, hasta los miles de usos que tienen sus semillas y su fibra. Es además un cultivo que toma apenas 90 días, porlo que la isla podría tener hasta cuatro cosechas al año.

“Con el mero hecho de sembrar la semilla en el terreno ya estás aportando al mismo y a la naturaleza, un beneficio nutricional y un beneficio en la eliminación del uso de químicos e insecticidas. Es de las pocas plantas que no requieren el uso de químicos y pesticidas” explicó López.

García indicó por su parte que además de su capacidad nutricional, que lleva que a nivel internacional le llamen la súper planta, esta tiene otros usos y aseguró que el primer carro hecho por Ford corría con biocombustible a base de ‘hemp’ y se fabricó con fibras de ‘hemp’, debido a que la fibra de este es más dura que la fibra del acero.

López añadió que las velas de las carabelas de Cristóbal Colón y las primeras banderas de Estados Unidos eran de ‘hemp’ y la Constitución de Estados Unidos se escribió también en este material.

Argumentó Santiago que lo que ocurrió fue que en la década de los 1930, se demonizó la planta porque tocó los intereses de productores de materiales tales como los derivados del petróleo, el algodón y el papel, y la ataron a la marihuana.

Señaló que sobre 23 estados han legislado para desregular su uso.

Se reafirma el secretario

El titular de Agricultura afirmó que siguen entusiasmados con el proyecto del cáñamo e indicó que el año pasado firmó una orden administrativa para crear un programa de investigación del mismo que ya está corriendo en la Universidad de Puerto Rico.

“Estoy esperando que me llegue la semilla para comenzar la investigación a través de la universidad sobre distancias de siembras, tipos de suelo, enfermedades y otros parámetros que vamos a necesitar para cuando aquí en Puerto Rico se logre comenzar una industria de cáñamo industrial a gran escala”, declaró.

Sobre la acción del Senado, opinó que todavía falta educación sobre el tema y hay que seguir explicando las bases del desarrollo del ‘hemp’ industrial en Puerto Rico. Afirmó que esto no tiene ningunas implicaciones de daños, de medicamentos ni nada relacionado, y adelantó que el tema del cáñamo está en el proyecto agrícola que discute el Congreso federal y que se espera se apruebe en diciembre. Ello, dijo, lo va a separar de una planta restricta para convertirlo en un cultivo más.

Adelantó que participarán del presente proceso legislativo para aclarar cualquier duda al respecto.


💬Ver 0 comentarios