(horizontal-x3)
(Suministrada)

La franquicia de pollo al estilo cajún, Popeyes Louisiana Kitchen, inauguró hoy, viernes, la tienda número 15 en Puerto Rico y la segunda que abre en el municipio de Carolina desde que se estableció en la isla hace 13 años.  Dos establecimientos adicionales abrirán este año, una en el antiguo local de El Zipperle en Hato Rey y otra en Caguas.

El nuevo restaurante está en la Extensión Country Club, avenida Campo Rico y avenida El Comandante, y generará 70 empleos directos, con lo que aumenta la plantilla local a 800 empleados. Tiene 3,000 pies cuadrados y conllevó una inversión de $3 millones, incluyendo el terreno, construcción y equipo.

Este decimoquinto establecimiento continúa el formato familiar y mucho más acogedor para el disfrute de los comensales, cuyo concepto se estrenó en la isla en la tienda de Plaza del Sol y que prevalece desde entonces.

Además, en esta tienda se estrenará el Jazz Chicken sándwich con tres salsas a escoger, una nueva oferta en el menú diseñada en Puerto Rico considerando el gusto del paladar local.

A nivel financiero y de empleados, Popeyes ha logrado un crecimiento sostenido a pesar de los retos impuestos por el huracán María y la incertidumbre económica que vive el país, indicó Eduardo Zúñiga, vicepresidente de operaciones para Popeyes Puerto Rico.  

“Ahora más que nunca, a pesar de la percepción generalizada, Puerto Rico es un lugar inteligente donde invertir porque logra resultados consistentemente. Hemos encontrado la receta perfecta de éxito combinando nuestra mezcla ganadora de especias, una oferta de productos de calidad y una empleomanía leal con un apetito del paladar puertorriqueño por nuestro menú, sabor y servicio”, manifestó Zúñiga.

Brodersen Management Enterprises es el propietario de la franquicia local, así como de 60 restaurantes Popeyes en otros cinco mercados, a saber: Ohio, Michigan, Illinois, Wisconsin e Indiana.

Puerto Rico continúa siendo un importante mercado de inversión y crecimiento para Brodersen, según Zúñiga, quien señaló que a pesar de los retos que impuso María, la franquicia ha logrado que el negocio local registre este año un crecimiento en ventas de 10-15% en comparación con el 2017. 

La empresa ha invertido $30 millones desde que abrió operaciones en la Isla en el 2005, generando unos $27 millones en ventas anuales.

El área metropolitana continúa siendo el centro de atención para la estrategia de expansión de Popeyes con una inversión de $6 millones adicionales este año, lo que va a la par con el crecimiento proyectado de la cadena desde sus comienzos, de abrir tres a cuatro tiendas anualmente.

La experiencia de Popeyes durante y después del huracán María ha servido para añadir resiliencia a sus operaciones, aumentar su capacidad de respuesta y reafirmar el potencial de crecimiento del mercado. 

A sólo dos semanas del paso del huracán, la cadena de restaurantes de servicio rápido de pollo y mariscos con sabor de Louisiana, reestableció operaciones en 12 de sus 14 restaurantes, dijo Zúñiga, gracias al apoyo y lealtad incondicional de su fuerza laboral, así como de la construcción robusta de sus establecimientos que recibieron un impacto mínimo y pudieron recuperarse rápidamente. 

“La respuesta extraordinaria de nuestros empleados, a pesar de sus pérdidas y retos personales, fue sólo sobrepasada por el apoyo de la clientela local y de nuestros suplidores”, añadió.

La nueva tienda operará diariamente de 10 a.m. a 11 p.m. con ventanilla de entrega desde el auto abierta hasta la medianoche para ofrecer un mejor servicio a sus clientes. Esta se une a otros establecimientos ubicados en Carolina, Ponce, dos en Mayagüez (University Plaza y frente a Mayagüez Mall), Caguas, Santa Isabel, Trujillo Alto, Dorado, Hatillo, Santurce, Cupey y dos en Bayamón (Rexville y frente a Plaza del Sol).


💬Ver 0 comentarios