Los líderes de los comerciantes aclararon que la propuesta no tiene que ver con la falta de suministros en la isla. “Hay comida y artículos, todo el mundo tranquilo", indicó el presidente del Centro Unido de Detallistas, Jorge Argüelles. (archivo)

La Cámara de Comercio y Distribución de Alimentos (MIDA) ha propuesto cerrar los supermercados de la isla los domingos para que sus empleados descansen, indicó esta mañana el presidente Centro Unido de Detallistas, Jorge Argüelles.

“Hay una preocupación de que hay lugares en que los empleados tienen una fatiga extrema (de trabajo) sirviendo a un público que abarrotan los supermercados, la preocupación de que pudieran quedar contagiados o llevar ese virus a su casa y contagiar a los suyos. La verdad es que ellos necesitan ese descanso. Le digo al gobierno que si el domingo hay cierre, sería de gran ayuda a estos empleados”, dijo Argüelles en una entrevista radial (NotiUno).

El líder de los detallistas expresó que la propuesta cuenta con el apoyo tanto de su gremio como del Colegio de Médicos y Cirujanos.

Por su parte, el director Ejecutivo de la Cámara de Mercadeo Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), Manuel Reyes, aclaró que la iniciativa de que los supermercados cierren los domingos nada tiene que ver con la falta de suministros en la isla.

“Sería un día menos de contagio y riesgos para los empleados. También nos ayudaría a limpiar tiendas y tener más abasto de alimentos y artículos”, dijo Reyes.

“Hay comida y artículos, todo el mundo tranquilo, pero esta propuesta es para que los empleados descansen”, agregó Argüelles.

Esta propuesta se sumaría a varias medidas que el sector de supermercados ha adoptado en días recientes ante la amenaza de pandemia de coronavirus (COVID-19) en Puerto Rico.

En específico, varias cadenas de supermercado han implementado medidas tales como limitar a 50 la cantidad de clientes dentro de la tienda, establecer horarios preferenciales para los adultos mayores, desinfectar más frecuentemente las superficies más comunes en todas sus tiendas y proveerle guantes a empleados que no solían usarlos antes de la pandemia, pero algunos ya preparan medidas más agresivas.

Econo, por ejemplo, ahora medirá la temperatura de todos sus consumidores, empleados y suplidores antes de permitirle entrar a la tienda. Si la persona registra una temperatura mayor a los 38 grados Centígrados (100.4 grados Fahrenheit), no podrá entrar y se le recomendará acudir a un profesional de la salud.

A su vez, Selectos planifica implementar un sistema de un solo carril en los pasillos de sus supermercados para agilizar las compras y reforzar el distanciamiento físico de seis pies que sugieren las autoridades.


💬Ver 0 comentarios