Héctor Alejandro Santiago, agroempresario de Cali Nurseries, indicó que la reconstrucción de hoteles y urbanizaciones les ha dado un impulso al sector de plantas ornamentales. (GFR Media)

El negocio de las plantas ornamentales, desde su producción hasta la venta al detal, se ha ido recuperando de la destrucción del huracán María a buen ritmo, pero aún requiere de inversión para levantar su infraestructura y de un repunte en la construcción para suplir verdor a más proyectos como hoteles y complejos de vivienda.

Ese fue el consenso entre entrevistados como el agroempresario Héctor Alejandro Santiago, de Cali Nurseries.

“El negocio va muy bien, ha seguido creciendo exponencialmente después del huracán, aunque todavía en recuperación por la pérdida de infraestructura”, compartió Santiago, cuya operación está ubicada en Barranquitas y opera con energía solar, que le permitió reabrir un día después del azote del huracán en septiembre de 2017.

“A la par de la reconstrucción de los hoteles y las urbanizaciones, eso nos ha dado la oportunidad de tener un volumen más grande de ventas, más institucional que personal, porque en el caso de las casas aún no ha sido tanto”, abundó.

Por su parte, la especialista en plantas ornamentales del Servicio de Extensión Agrícola, Dania Rivera, puso en contexto que este renglón agrícola que en el año fiscal 2013-14 generó $60 millones en ingreso bruto, cuenta con cerca de 140 productores locales, sin incluir los centros de jardinería que operan solo como revendedores.

Con este monto, el renglón ocupó el quinto lugar en valor con la leche en el tope de la lista. En ese año, el total del ingreso bruto agrícola fue de $965 millones, según el más reciente informe publicado por el Instituto de Estadísticas.

Para Rivera, ante la merma en construcción, el segmento debe reforzar su mercadeo digital para aprovechar el interés de la generación más joven en las plantas de interior y atraer nuevos clientes.

“Hemos intentado que el sector se organizase, como están asociados los productores de plátanos y otros, porque como son empresas que compran mucho de afuera, como los medios de cultivo, podrían bajar los costos de producción, mejorar los precios y hasta unirse para evitar enfermedades”, planteó como otra medida para reforzar el renglón.

Por otro lado, el secretario de Agricultura, Carlos Flores, estimó que el sector de ornamentales se ha recuperado a cerca de 80% a 85% de su producción.

Para lograr este nivel sin tener aún estructuras e invernaderos necesarios para la propagación y cultivo de muchas especies, “muchos han cambiado de cultivos hacia unos que aguanten más sol”, informó sobre algunos de los ajustes temporeros que ha observado.

Las palmas grandes, árboles están relacionadas directamente con nueva construcción. Hasta que no empiece toda la inversión con fondos CDBG y empiecen a estructurarse nuevos proyectos (entonces) esperamos ver un ‘boom’ de nuevo”, auguró Flores.

En el caso de este tipo de mercancía, la inversión requerida es mayor si se toma en cuenta que una palma roja de 7 pies ronda los $300 y una en tiesto de 100 galones puede sobrepasar los $750. De forma similar otras plantas populares como el ponytail cuesta desde $125 por una unidad de 25 galones, y un agave azul se adquiere por cerca de $50.

Adelantó que la agencia busca aportar inversión a la reconstrucción de infraestructura, con la condición de que “el agricultor ahora se tiene que comprometerse con tener un seguro para esa estructura”.

Según el más reciente Informe Económico al Gobernador 2018, que publica la Junta de Planificación, “el ingreso interno neto del sector de agrícola fue de $795.5 millones, en comparación con $850.9 millones en el año fiscal 2017. Esto representa una reducción de 6.5%”.

El documento también indica que este segmento generó $792.1 millones del producto interno bruto en ese mismo año fiscal, que implica $55.2 millones (6.5%) menos que en el periodo fiscal previo.

El periodista Antonio Gómez colaboró con esta historia.


💬Ver 0 comentarios