Luego de participar en la primera misión comercial de la Compañía de Comercio y Exportación, la empresa Teatrocentro decidió instalar una tienda en Kissimmee. (GFR Media) (semisquare-x3)
Luego de participar en la primera misión comercial de la Compañía de Comercio y Exportación, la empresa Teatrocentro decidió instalar una tienda en Kissimmee. (GFR Media)

Orlando – Cuando el año pasado, Diana Maldonado y José Luis Bermúdez, dueños de Teatrocentro en Guaynabo, se integraron a una misión comercial encabezada por la Compañía de Comercio y Exportación (CCE) que los trajo a Florida central, llegaron con la idea de crear un espacio empresarial para distribuir su línea de vestuarios.

Pero el contacto con el mercado los llevó por otro camino. “La gente lo que nos pedía era que trajéramos la tienda, la misma que tenemos en Guaynabo”, contó Maldonado. Este reclamo los obligó a reenfocar su plan de negocios a su regreso a Puerto Rico. Ahora, a un año de ese viaje, los dueños de este emblemático establecimiento se encuentran afinando los trámites de permisos y decidiendo en qué lugar de Kissimmee abrirán el nuevo Teatrocentro de Florida central el próximo año.

“Participar en ese viaje fue muy productivo. Luego del paso del huracán, vino la gran migración y como los puertorriqueños somos tan fiesteros, vimos una oportunidad de expandirnos en Florida para apelar a esos boricuas, pero también a ese gran mercado hispano que hay en Florida central”, dijo Maldonado.

“Queremos que la tienda sea similar a la de Guaynabo y que la gente en Florida se sienta como en casa”, explicó, por su parte, Bermúdez. Teatrocentro, un icono en el mercado de los vestuarios, disfraces y artículos para festividades, lleva 55 años haciendo negocios en Puerto Rico.

En ese mismo viaje, participaron los directivos de FusionWorks, una empresa puertorriqueña de consultoría y soluciones de tecnología para negocios, fundada en 2002.

Aunque ya tenían en su plan de negocios expandirse a Estados Unidos y desde hace varios años tienen un representante en el área de Miami, participaron de esa misión junto a la CCE, pues era una oportunidad para hacer nuevos contactos y conocer mejor las particularidades del mercado en la zona central de Florida, explicó Leslie Luciano, uno de los directores fundadores de la empresa.

“No podemos decir que la visita a Orlando nos produjo acuerdos concretos para negocios, pero sí nos dio la receta sobre cómo llegar allí para quizás abrir en un futuro”, dijo el empresario. “Fue una escuelita. Ayudó a que le perdiéramos el miedo y a entender cómo el norteamericano nos percibe, cómo contratan -si es por subasta o invitación- y a aprender qué cualificaciones buscan”, agregó.

Esta mirada expansionista cuenta con el incentivo que ofrece el gobierno de Puerto Rico mediante la ley que concede a las empresas que exporten bienes y servicio una tasa preferencial de impuesto de un 4% cuando suele ser de más de 20%.

Desde Sabana Grande, hace casi una década, llegan a suelo floridano los productos La Finca. Aun así, la empresa participó en la misión comercial el año pasado, pues lo vieron como una oportunidad para expandirse, explicó Jackeline Ruiz, su vicepresidenta de ventas y mercadeo.

“De ese viaje nos salió un nuevo distribuidor en el área de Orlando”, explicó la portavoz, quien indicó que, si bien se trata de un margen aún conservador, las ventas en Florida se han duplicado de $100,000 a $200,000 en un año.

La empresa vende productos farináceos como avenas, avenas libres de gluten o preparadas con coco, almendra y otras con cúrcuma, un reconocido antiinflamatorio natural. “El lanzamiento de nuestra línea Maga Wellness ha tenido un gran impacto y está creciendo”, dijo Ruiz.

Molinos de Puerto Rico es otra empresa que participó en una anterior misión comercial aun cuando hace algunos años distribuyen sus productos en la zona de Miami. Sin embargo, luego de esa iniciativa, se abrió una oportunidad de ampliar la exportación a Orlando y toda la franja central, explicó Lucas Fuentes, gerente de Exportación de Molinos de Puerto Rico. Sus productos estelares son la harina de maíz Amapola y la de “todo uso”.

En solo un año hemos visto un crecimiento grandísimo entre un 15% y un 20%”, dijo Fuentes, quien prefirió no divulgar las cifras de las ventas. La distribución de sus productos está a cargo de la empresa Titán Products. Molinos de Puerto Rico lleva 60 años haciendo negocios en la isla.


💬Ver 0 comentarios