(semisquare-x3)
A nivel local, la cadena confía en tomar impulso con las ventas navideñas, mientras continuará ofreciendo sus servicios habituales con sus respectivas garantías. (GFR Media)

De las 700 tiendas que le quedan a Sears, la compañía no descarta identificar otras 250 localidades que necesita cerrar, las cuales serían anunciadas en el mes de noviembre, lo que dejaría a la empresa con unos 400 establecimientos aproximadamente, indicó una fuente relacionada a la cadena, que prefirió no ser identificada.

Ese es parte del plan de Eddie Lampert, chairman de la compañía y quien el lunes renunció al puesto de principal oficial ejecutivo (CEO por sus siglas en inglés) que también ocupaba. Lampert planifica adquirir las tiendas que permanezcan en operaciones a través de ESL Investments, un fondo de cobertura privado (“hedge fund”), del cual es fundador.

Esas 400 tiendas tendrían una deuda reducida, ya que como parte del proceso de quiebra algunas de ellas se eliminarían o se transaría por menos cantidad de lo adeudado.

Aunque aún es prematuro conocer cuáles serían las 400 tiendas que sobrevivirían, la fuente señaló que, debido al desempeño de las operaciones en Puerto Rico, es probable que todas o casi todas logren salvarse. Ello dependerá también de cómo resulten las ventas durante la Navidad.

De hecho, ayer Lampert reunió a unos 1,000 empleados en las oficinas centrales de la empresa en Hoffman Estates, Illinois, y los instó a prepararse para una temporada navideña “de vida o muerte”, según reseñó CNBC.

Mientras, James Mesenbring, presidente de las cadenas Sears y Kmart para Puerto Rico, sostuvo que la compañía confía es salir fortalecida de la quiebra, proceso que evitó por largos años. “El objetivo de Sears Holdings es resurgir como una empresa enfocada en nuestros socios con el capital necesario para ayudarnos a prosperar en el futuro. Estamos deseosos de avanzar rápidamente y conservar tantos empleos como sea posible”, expresó.

Mesenbring indicó que como patrono responsable en la isla, la empresa continuará sirviendo a sus socios y clientes en sus tiendas Sears, Kmart y en las plataformas digitales. “Nuestras divisiones de Mejoras al Hogar, Servicio y Reparaciones y los Centros Automotriz Sears también continúan operando como de costumbre”.

Sobre qué ocurrirá con los más de 7,000 empleados que laboran en las tiendas en Puerto Rico, sostuvo que no se vislumbran cambios. “No anticipamos impactos a salarios y beneficios de nuestros asociados. Nuestra intención es continuar el pago normal de los salarios y beneficios sin interrupción”, afirmó.

Asimismo, indicó que los programas para socios no se han cancelado y continúan activos. “Seguimos comprometidos con las garantías de nuestros productos, con los acuerdos de protección, el programa de lealtad Shop Your Way con las ofertas y redención de puntos”. Agregó que, incluso, la cadena continúa ofreciendo para la venta y aceptando las tarjetas de regalo.

En cuanto a las tarjetas de crédito Sears y Sears Mastercard, Mesenbring señaló que no habrá cambios y que se continuará acumulando puntos de recompensa en las compras realizadas con la Sears Mastercard, según establece el programa.

“Queremos agradecer el patrocinio de nuestros clientes y socios y su continuo apoyo. Estamos orgullosos de haber servido a toda la isla por más de 80 años y deseamos seguir sirviéndoles durante la temporada navideña”, expresó el presidente de Sears Puerto Rico.

De otro lado, en cuanto a los datos de la quiebra radicados el lunes en la Corte de Quiebras de Nueva York, Sears Holdings tiene más de 100,000 acreedores, incluyendo los empleados. Sus activos fluctúan entre $1,000 millones y $10,000 millones; mientras los pasivos (deudas) son mucho más y van de $10,000 millones a $50,000 millones.


💬Ver 0 comentarios