(semisquare-x3)
Desde la izquierda, el matrimonio de Damaris Candelario y Roberto Carlos Vázquez, quienes invirtieron $130,000 para abrir el nuevo laboratorio. (David Villafañe)

Con hincapié en el servicio al cliente y atención a los pacientes pediátricos, un matrimonio de profesionales se lanza como empresarios al abrir el Laboratorio Clínico Renacer en Bayamón.

Con la inauguración, pautada para el lunes, 28 de enero, crean cuatro empleos de forma inicial, más un taller para hacer prácticas en programas educativos como facturación médica y asistente de laboratorio, informó la tecnóloga médica Damaris Candelario.

El local en la avenida Nogal tiene 1,000 pies cuadrados, acceso para silla de ruedas y estacionamiento.

“Nos vamos a distinguir en el servicio al cliente de una forma muy distinta. Tenemos desde el arranque una persona dedicada solamente a eso”, afirmó, por su parte, Roberto Carlos Vázquez, quien como CPA se ha enfocado en desarrollar el plan de negocio y el estudio de mercado.

“Parte de ello es que tenemos un área especial para niños”, informó Candelario, quien agregó que harán visitas al hogar y están negociando contratos para brindar servicios de pruebas a empresas.

Ambos recalcaron que, si bien han tenido éxito en sus rumbos profesionales y no necesitaban arriesgarse a emprender, su motivación incluye un componente de aportar a la economía, reconociendo los retos colectivos que agudizaron tras los huracanes de 2017.

“Queremos dar una excelente oferta al mercado, pero también con un mensaje de que aquí en Puerto Rico hay oportunidades y se puede”, expresó Vázquez. “Claro que nos da nervios, pero vamos confiados, porque creemos en nosotros y esto ahora es trabajar para nosotros mismos”, coincidió Candelario.

Años de preparación

La profesional de la salud contó que la idea del negocio la tenían hace cuatro años, “pero en ese momento no se dio con las oportunidades que se nos presentaron. No eran viables”.

Durante una gestión no relacionada en el Departamento de Salud, se enteraron de la disponibilidad del local en la avenida Nogal, donde operaba otro laboratorio. Empezaron las conversaciones en agosto, justo antes del huracán María y, a pesar del azote, hicieron una oferta.

“De ahí sale el nombre de ‘renacer’, porque este es nuestro bebé”, indicó Vázquez.

A la vez, “como no fue de la noche a la mañana”, Vázquez indicó que la preparación incluyó la parte financiera. “Por eso fue 50% de ahorros y 50% de capital privado. Un riesgo calculado, que toma en cuenta que necesitamos una reserva para operar”, detalló sobre la inversión que ascendió a $130,000.

En el brazo de mercadeo, Laboratorio Renacer ha ido cultivando su audiencia en redes sociales, especialmente Facebook. Esto, además de alcance medible, les permite extraer información en tiempo real sobre su audiencia y a qué contenidos reacciona mejor.

Tras la apertura, estarán pendientes a cómo esos indicadores validan o no la eficacia del contenido que comparten. Adelantaron que parte de la estrategia después de la apertura será acercar a la tecnóloga a la audiencia, con vídeos que incluyan segmentos educativos e información sobre salud que complemente los servicios del laboratorio.

A su vez, indicaron que cuentan con planes estratégicos para diferenciarse aún más en nichos que tienen identificados y expandir su huella.

“No nos vamos a conformar con un local. Venimos a competir con los fuertes”, finalizó Vázquez.


💬Ver 0 comentarios