Las semillas a sembrarse como resultado de la iniciativa de Starbucks son de una variedad denominada Marsellesa, la cual es similar a las que ya se encuentran en Puerto Rico, según el secretario de Agricultura. (Suministrada) (vertical-x1)
Las semillas a sembrarse como resultado de la iniciativa de Starbucks son de una variedad denominada Marsellesa, la cual es similar a las que ya se encuentran en Puerto Rico, según el secretario de Agricultura. (Suministrada)

La recuperación de la producción cafetalera de Puerto Rico recibió un importante impulso con la donación por Starbucks Corporation de dos millones de semillas de café que serán eventualmente distribuidas a caficultores para reanudar sus cosechas.

Idis Ortiz, gerente general de Starbucks en Puerto Rico, explicó que el donativo es cónsono con la historia de la empresa, de ofrecer su apoyo en momentos de desastres. “Inmediatamente surgió algo, ellos no dudaron ni un segundo, una vez recibieron esa llamada, en decir estamos presentes”, señaló.

La selección de la semilla que se traerá a la isla requirió un complicado proceso en el que, además del equipo de Starbucks, participaron el World Coffee Research (WCR), la Estación Experimental Agrícola de la Universidad de Puerto Rico, el Departamento de Agricultura local y su homólogo en Estados Unidos (USDA). También participaron las organizaciones Baristas del Caribe y la Fundación Fonalledas, entre otras.

“La primera semilla que va a comenzar a sembrarse este año es esta que llega de donación de Starbucks. Es la primera que vamos a estar distribuyendo, que debe salir para los meses de diciembre, enero y febrero, si se siembra rapidito”, indicó el secretario de Agricultura, Carlos Flores.

“Esto conllevó una serie de actividades que hubo que hacer para identificar la variedad, y la que se traerá es la Marsellesa, que es una variedad con el mismo pedigrí que las que tenemos en Puerto Rico, el Limani y Frontón”, agregó.

Aseguró que las semillas vienen con certificación de pureza y protección genética a la roya del café, una de las principales enfermedades que atacan este cultivo.

Flores relató que técnicos viajaron a República Dominicana para verla, “dijeron que querían probarla y se decide, a través de Starbucks, traer esa semilla”.

Lo que representa el donativo para el sector cafetalero será celebrado por Starbucks, que lo estará anunciando en Puerto Rico y en Estados Unidos, adelantó la gerente de mercadeo, Virginia Rivera. “Queremos asegurarnos que la gente sepa que el café de Puerto Rico está aquí y va a estar por mucho tiempo”.

Esfuerzo colectivo

“Este fue un sueño que se está haciendo realidad. Después de escuchar que el 90% del café se había perdido, nos sentamos para ver cómo podíamos ayudar”, expresó Jaime Luis Fonalledas, en representación de Baristas del Caribe y la Fundación Fonalledas. “Ahí es que Virginia entra con el equipo de Starbucks y traen a WCR al proyecto”.

Explicó que “a nivel de Baristas del Caribe, fuimos el enlace para sentar en una misma mesa a todo el mundo y entender lo que estaba pasando”. Abundó que “había un sinnúmero de integrantes de la industria y para mí fue asombroso ver a todo el mundo en una mesa entendiendo quehabía que hacer algo y que a corto plazo lo mejor que se podía hacer era traer esa semilla”.

Viviana Medina, gerente del proyecto y directora de un grupo de trabajo que se creó para avanzar la industria de café en Puerto Rico, explica que WCR es una entidad dedicada a proyectos de investigación a nivel internacional para mejorar la producción y la calidad del café a nivel global.

“Dado que ellos han trabajado muchas veces con Starbucks, estos se comunican con ellos para que hagan un análisis y ver la manera en que juntos pueden colaborar con Puerto Rico a salir adelante luego de la devastación que sufrió con el huracán”, indicó.

Esta gestión produjo estudios para entender la realidad de la industria “cuáles fueron los daños y las necesidades”, continuó Medina.

“A base de esas visitas y esos estudios se crea un task force, que es un grupo de personas que los une la pasión genuina por la caficultura de Puerto Rico y un deseo de ayudar a restablecer la industria cafetalera, no como estaba antes, sino aún mejor”, abundó.

El grupo trabajará para ver cómo poner todos los recursos a nivel global al servicio de la caficultura puertorriqueña. Ello incluye asistencia técnica para los agricultores y para los viveristas, así como “tratar de desarrollar un proyecto que se corra principalmente en Puerto Rico por los diferentes actores comprometidos con este”.

Aseguró que el proyecto no se queda en la importación de estas semillas.

“Tiene como visión durar alrededor de tres años y esta es la primera etapa. Empieza aquí pero la visión es a largo plazo”, detalló Medina.

La distribución

Corresponde al Departamento de Agricultura manejar las semillas y organizar su distribución.

Vanessa Febres, oficial de esa agencia, explicó que además de ente regulador, se quiere ser un ente facilitador, “donde los recursos del Estado se puedan poner a disposición de estos proyectos, y que de igual forma puedan trabajar en equipo y robustecer los recursos locales con estos recursos internacionales que se están poniendo a nuestra disposición”.

El secretario agregó que el programa, además de traer las semillas a Puerto Rico, incluye un proceso de educación y de seguimiento a esta siembra: “Se le darán estos arbolitos gratuitos al agricultor, y también un paquete con abono, plaguicida y cal, por dos años, para que mantenga esas plantaciones y las lleve a final termino”.

Informó que se prepararon cuatro viveros que recibirán estas semillas “para que empiecen a germinarlas, las pasen luego a las bolsitas y entonces van a la finca”.

Adelantó que pueden acomodar los dos millones de semillas en dos tandas, por lo que llegará un millón primero y luego el otro.

“Tendrán una diferencia de liberación al campo de cerca de dos mesesentre la primera y la segunda”, apuntó Febres.


💬Ver 0 comentarios