Esta empresa social nació cuando el contrato, que mantenían las costureras con Acción Social de Puerto Rico, culminó. (Suministrada). (semisquare-x3)
Esta empresa social nació cuando el contrato, que mantenían las costureras con Acción Social de Puerto Rico, culminó. (Suministrada)

Una iniciativa que comenzó el año pasado en Guayama, finalmente, fue constituida ayer como una cooperativa de trabajadoras, que se dedicará a la confección de mosquiteros, delantales, batas para pacientes encamados, bolsos reciclables, y adornos para la cocina.

La comisionada de Desarrollo Cooperativo (CDCoop), Ivelisse Torres Rivera, destacó que la incorporación de Agujitas Coop demuestra cómo el modelo cooperativo ofrece un terreno fértil para las personas que quieren emprender un negocio.

“Este modelo empresarial tiene muchas ventajas a la hora de establecer un negocio en términos contributivos y organizacionales. Todos los socios son dueños”, sostuvo la comisionada en un comunicado de prensa.

Agujitas Coop, que también se dedica a la venta de estos productos, es un modelo empresarial creado por seis costureras de Guayama y Salinas.

Es entonces que, alentadas por Isis Morales, técnica comunitaria de Acción Social y con la experiencia de haber cosido sobre 800 mosquiteros para la organización, decidieron formar una cooperativa de tipo diverso con sede en el Pueblito del Carmen en Guayama.

Torres Rivera reconoció la voluntad de Carmen de León, Marta Colón, Eneida Colón, María Rodríguez, Yazmín Valderrama y María Cruz, quienes decidieron seguir adelante bajo el modelo cooperativo cuando finalizaron sus servicios y quedaron desempleadas. Destacó que

“Pagan dividendos si tienen ganancias. En ocasiones, una persona sola no tiene el suficiente capital para tener un negocio, pero en una cooperativa, se unen varias personas, que aportan dinero y así pueden lograrlo”, añadió la funcionaria.

La comisionada mencionó que especialistas de la CDCoop se mantienen de manera activa en toda la isla en la promoción de Impulso Cooperativo, parte importante del plan económico del gobernador, Ricardo Rosselló Nevares.

“La experiencia ha sido bien bonita. Ayudamos a mucha gente a tener sus mosquiteros luego del paso del huracán y ahora podemos continuar ofreciendo este servicio y vender a otros comercios nuestros productos. Este modelo de cooperativa nos va a ayudar a trabajar y autoemplearnos”, dijo tesorera de la cooperativa, Carmen M. León.

Impulso Cooperativo ofrece talleres de incorporación, contabilidad y aspectos gerenciales para promover el cooperativismo como modelo económico

“Proporcionales herramientas y capacitación para la inserción laboral fue nuestro primer objetivo pero la dinámica del grupo cambió inesperadamente tras el paso del huracán María. Después del huracán, la acumulación de agua, basura y escombros había generado problemas de salubridad con los mosquitos en nuestras comunidades. Y fue así que surgió la idea de involucrar a las personas que habían tomado el taller de costura para que fueran ellas las que confeccionaran mosquiteros atendiendo la necesidad apremiante que había surgido en nuestra isla”.


💬Ver 0 comentarios