Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El presidente Nicolás Maduro denunció que el cierre busca asustar al pueblo en vísperas de los comicios en los que busca la reelección y cuyos resultados no reconocerán Estados Unidos, la Unión Europea y varios países latinoamericanos

Caracas — Las autoridades venezolanas anunciaron el miércoles el reinicio de operaciones de la planta de la filial local de la compañía estadounidense Kellogg's, que se paralizó la víspera por el deterioro económico del país. 

Tras la toma por parte del gobierno de la planta, el gobernador oficialista del estado central de Aragua, Rodolfo Marco Torres, expresó en una transmisión de la televisora estatal que se había reactivado las operaciones en una primera fase con la participación de unos 570 trabajadores. 

 Desde la planta de Kellogg's, ubicada en la ciudad de Maracay, estado Aragua, Torres dijo acompañado de algunos empleados que se disponía de materia prima para la producción de "tres meses". 

El presidente Nicolás Maduro ordenó la víspera la entrega de la planta a los trabajadores luego de que los propietarios de la empresa acordaran el cese de operaciones por la crisis económica y social que enfrenta Venezuela. Al condenar la paralización, Maduro dijo que las autoridades iniciarían acciones judiciales para solicitar la captura internacional de los dueños y accionistas de Kellogg's para que "paguen en los tribunales", pero no ofreció detalles. 

Kellogg's acordó suspender la comercialización de sus marcas de cereales, que representan menos del 75% de los productos listos para comer que se venden en Venezuela. 

La compañía dijo que reanudará las operaciones cuando mejoren las condiciones. 

Kellogg's se sumó a una larga lista de compañías nacionales e internacionales que en los últimos años han suspendido o reducido sus operaciones en Venezuela debido a una desbocada inflación, que alcanzó el mes pasado una tasa anualizada de 13.776% de acuerdo con estimaciones de congresistas opositores, y a los estrictos controles cambiarios vigentes desde hace 15 años. 

 Entre las multinacionales que han cerrado o reducido operaciones están Bridgestone, Kimberly-Clark, Clorox y General Mills. 

Esta no es la primera vez que sucede algo del estilo. Hace cuatro años, el gobierno venezolano tomó la filial local de la empresa estadounidense Clorox, fabricante de productos de limpieza y otros artículos, luego que los propietarios decidieron paralizar las operaciones alegando restricciones por parte del gobierno, interrupciones de suministro y la incertidumbre económica. Algunos de los empleados de la empresa denunciaron el año pasado que a pesar de que el gobierno ofreció inyecciones de recursos para levantar la producción no se han realizado nuevas inversiones para el mantenimiento de las maquinarias lo que ha generado una caída de más de 50% de la producción.



💬Ver 0 comentarios