(horizontal-x3)
Desde la izquierda, Nelson Colón, presidente de Fundación Comunitaria, y Mary Ann Gabino, vicepresidenta senior de la fundación. ([email protected])

Las corporaciones y los inversionistas individuales que interesen apoyar y fortalecer con sus inversiones a las causas sociales —a la vez que generan algún beneficio económico de su inversión— tienen un instrumento en Puerto Rico que les permite alcanzar ambos objetivos.

Se trata del Fondo de Inversión Comunitaria, creado y administrado por la Fundación Comunitaria de Puerto Rico, y que es único en la isla con esas características.

Nelson Colón, presidente de la entidad, explicó que el fondo está dirigido a estimular el desarrollo de la economía en las comunidades. “Es el único programa que existe en Puerto Rico que busca capturar inversión, tanto de los bancos, las cooperativas y las personas, para que la economía crezca desde la base de las comunidades”.

Creado en el 2016 y con préstamos que ascienden a $1.6 millones, este instrumento se quiere abrir a corporaciones y a nuevos inversionistas porque, según Colón, “hasta la fecha es el único recurso que hay en Puerto Rico para estimular la economía comunitaria de esa manera: crear acceso de capital por medio de organizaciones sin fines de lucro que quieran desarrollar empresas y empleos en sus comunidades”.

David Haddock, vicepresidente de Programa y Administración, describe este instrumento como un programa de préstamos que le ofrece acceso de capital a organizaciones sin fines de lucro.

De la forma en que funciona es que la fundación emite unas notas que tienen unas tasas de interés, que dependen del término al que el inversionista desee comprar, y que van desde un año hasta 10 años.

El capital que se levante mediante estas inversiones se presta luego a las organizaciones sin fines de lucro que cualifiquen, también con intereses competitivos.

Inversión rentable

“Para hacer una inversión con rendimiento social como el que nosotros tenemos, es muy atractivo para un inversionista. Estamos pagando un poco por encima de las tasas de los bonos federales y de los certificados de depósito de los bancos. El programa de nosotros es una opción real ”, afirmó Haddock.

Mary Ann Gabino, vicepresidenta senior de la fundación, resaltó por su parte que el fondo fue creado con dinero propio de la entidad, con una aportación de $500,000.

“Eventualmente se sumó la banca y además de la banca entró otra fundación. Para los inversionistas es un instrumento que les permite diversificar su cartera de inversiones, con un componente de responsabilidad social bien activo”, expresó.

Las notas constituyen una obligación general de la Fundación Comunitaria, aunque no tiene una garantía específica. “La fundación, mientras esté solvente, tiene la obligación de repagarla”, dijo Haddock.

La mayor garantía, destacó, es que la cartera está ahora mismo siendo repagada por las organizaciones sin fines de lucro. “Hemos prestado alrededor de $1.6 millones, que está siendo repagado. No hemos tenido situación de morosidad, no se ha ido un préstamo a pérdida”, señaló.

Beneficios para las comunidades

Los préstamos que otorga el fondo se emiten con intereses variables pero que están cerca de un 5.5%, lo que es competitivo si se compara con otros productos de cooperativas o de bancos, se indicó.

Solamente se presta dinero para cuatro propósitos: organizaciones que tienen fondos de préstamos comunitarios; organizaciones que son desarrolladoras de vivienda comunitaria; capital para nutrir flujo de efectivo; y para el empresarismo social de una organización sin fines de lucro que le suponga una fuente de ingresos.

En los primeros dos casos, apuntó Haddock, se trata de organizaciones sin fines de lucro que cuentan con certificaciones federales para desarrollar las actividades que realizan, de préstamos y de construcción o rehabilitación de viviendas.

En el tercer renglón, afirmó, predominan las organizaciones que tienen contratos con el gobierno y que requieren efectivo para operar mientras reciben el pago o el reembolso gubernamental. Este tipo de préstamo, adelantó, se espera aumente en el futuro inmediato con la anunciada llegada de millonarias aportaciones federales para programas que tendrán a su cargo muchas de estas organizaciones.

Colón recalcó que “hay un rendimiento a cambio de esa inversión, y ese rendimiento va contra una tasa de impago cero”. Agregó que, si al inversionista le interesa hacer una inversión filantrópica o un donativo, entonces va a recibir una deducción contributiva del 100% de esa aportación.


💬Ver 0 comentarios