Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
Julio Cabral-Corrada, analista financiero de Stone Lion Capital Partners, participó del foro. (Luis Alcalá del Olmo)

Pese al estancamiento de la economía local y a la pérdida en valores que ha experimentado el sistema financiero de la Isla, hay quienes insisten en que Puerto Rico no tiene problemas para pagar la totalidad de su deuda, la cual se aproxima a los $70,000 millones. 

Al menos, en eso coincidieron ayer los panelistas del foro “Propuestas congresionales de reestructuración gubernamental y acción local”, que organizó el Capítulo Alumni de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

“Se puede pagar, hay chavos para pagar la deuda. Solo hace falta sacar a los políticos del medio”, manifestó ante una escasa  audiencia el contador público Ismael Falcón, quien fungió de moderador en dicho foro.

Esta teoría fue avalada por los ponentes: Ángel Sáez, presidente del Banco Cooperativo, quien presentó una radiografía del sistema financiero de Puerto Rico; Carlos Colón de Armas, economista y profesor universitario, quien habló de los beneficios de la deuda; y Julio Cabral-Corrada,  analista financiero para el fondo de inversiones Stone Lion Capital Partners, LLP,  que posee parte de la deuda de la Isla.

Sáez indicó que se escucha hablar mucho de la deuda, pero no así de la economía. Contó que desde el año 2007 Puerto Rico ha perdido $65,000 millones en activos financieros, lo que equivale al 30% del total de activos.

Asimismo, en los pasados cinco años han cerrado cuatro bancos “que tenían una injerencia bien fuerte en el desarrollo económico de este país”, dijo Sáez, refiriéndose a Westernbank, R-G, Eurobank y Doral.

Además, el porfolio de bienes raíces  ha decaído en $15,000 millones y las propiedades siguen devaluando en valor, agregó el banquero.  

Desde la perspectiva de Cabral Corrada, Puerto Rico debe hacer lo necesario para pagar aquella parte de la deuda que posee garantías constitucionales. Ese sería el caso, por ejemplo, de las Obligaciones Generales, la deuda de Edificios Públicos y aquella emitida por corporaciones públicas con la garantía del Gobierno central.

Esa deuda, dijo Cabral Corrada, representa aproximadamente un 15% del total de los recaudos del fondo general.

El analista opinó además que aquella deuda sin la garantía o buena fe del Gobierno central podría renegociarse con un diferimiento de pagos a cinco años con tal de no afectar a los tenedores de dichos bonos, en su mayoría, inversionistas individuales y residentes de Puerto Rico. 


💬Ver 0 comentarios