Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Las reclamaciones por préstamos hipotecarios sin pagar han ido en aumento, y esto responde en parte a esquemas de fraude especialmente ideados para obtener una ganancia.

Así lo afirmó el agente especial asignado a Puerto Rico de la Oficina del Inspector General del Departamento de Vivienda Federal, José R. Laureano, al ofrecer los datos relacionados con los préstamos endosados por fondos FHA, que al presente representan el 60% de los préstamos hipotecarios otorgados en la Isla.

Según Laureano, al momento hay entre 45 a 50 personas en una investigación que se relaciona a unos 40 préstamos en los que se cree hubo fraude.

Laureano dijo que en estos esquemas de ganancias se han visto involucrados, empleados bancarios, abogados notarios, tasadores, corredores de bienes raíces y ciudadanos particulares.

De determinar que hubo fraude, estas personas podría enfrentar entre 5 a 30 años de cárcel y $250,000 en multas.

“Lo que estamos viendo en Puerto Rico es el fraude para obtener una ganancia”, dijo Laureano, al indicar que estos se dividen en fraude para obtener una vivienda y fraude para generar lucro.

Modalidades de fraude

Entre las modalidades de fraude detectadas, Laureano mencionó, la entrega de documentos falsificados; el comprar propiedades a un precio bajo e inflar su valor mediante una tasación fatula para obtener un préstamo mayor al valor de la propiedad; y la venta de la propiedad en problemas a un tercero quien tiene la intención de quedarse con el sobrante para defraudar al banco. “Mucha gente en vez de ir primero a su banco para pedir alternativas de pago, aparecen vendiendo o refinanciando a un tercero. Incluso hemos encontrado dentro del mismo banco a personas que cualifican a terceros para pasarle la casa”, dijo por su parte el presidente de la Mortgage Bankers Association (MBA), José A. “Tony” Torres.

Torres sostuvo que “convertirse en víctima de fraude hipotecario puede ocurrir durante una transacción de financiamiento para adquirir una propiedad”.

Sin embargo, además de ser víctima, el consumidor también puede ser el que cometa el fraude, y como consecuencia puede confrontar problemas legales, si accede a someter información falsa mediante la presentación de planillas, talonarios de ingreso, y otras a una institución financiera en la solicitud de un préstamo, agregó.

Pérdidas en FHA

La investigación de los posibles casos de fraude surge a raíz de una alza radical en las pérdidas que están registrando los préstamos FHA.

Laureano dijo que en lo que va del año fiscal federal 2010 se han perdido $35.6 millones en Puerto Rico por 346 reclamaciones de préstamos hipotecarios FHA que se ha tirado ha pérdida.

Esto representa un alza de casi 150% en relación con las 139 reclamaciones registradas en 2008, cuando se tiraron a pérdida $12.8 millones en préstamos FHA en la Isla.

Aunque Laureano advirtió que la mayoría de estas reclamaciones están vinculadas con personas que por razones económicas no han podido pagar su préstamo, “queremos atacar los reclamos ilegítimos”.

“Tenemos instrucciones de Washington de que si la esfera federal por alguna razón decide no radicar el caso criminal, que acudamos al Departamento de Justicia Estatal”, indicó para ilustrar la intención de que se procesen penalmente todos los casos de fraude.

Torres, por su parte, indicó que “el problema de fraude merece ser erradicado por el bien del consumidor puertorriqueño, que puede ser víctima del mismo, o prestarse, por desconocimiento, a gestiones fraudulentas que pueden terminar en delito grave”.

Campaña como antídoto

Por ello, la MBA ha iniciado una campaña educativa junto a la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) para orientar y recibir querellas de posibles fraudes.

La campaña educativa bautizada “¡Ojo al Fraude!” busca alertar al consumidor acerca de cómo detectar, evitar y reportar fraude. La campaña incluirá pegatinas y carteles, así como seminarios y charlas dirigidos al público y a la industria hipotecaria.

“Por desesperación económica muchas personas pueden estar vulnerables”, dijo Steven Vélez, presidente del Comité de Fraude de MBA.

Laureano dijo que los bancos están obligados a orientar a los clientes con problemas sobre programas existentes para ayudarlos, y mencionó el programa denominado “Loss Mitigation”. Sostuvo que si un banco no le ofrece la orientación, debe reportarlo a Vivienda federal al (787) 766-5400.

Por su parte, el comisionado de OCIF, Alfredo Padilla, informó que en su agencia muchas confidencias recibidas han terminado en radicación de casos criminales. Indicó que si algún consumidor entiende que ha estado expuesto o ha sido víctima de fraude puede llamar al número (787) 723-7508.

Por otro lado, Torres auguró que con la Ley 132 de Estímulo a la Vivienda la industria hipotecaria y la de la construcción podrían experimentar repuntes el año próximo. “Estamos trabajando fuertemente con los incentivos creados. Lo que le decimos a las personas es que si tienes $800 para pagar renta, hoy te sirven para pagar tu casa porque con los incentivos el dinero difícil de acumular, que es el pronto, está ahí con la Autoridad para el Financiamiento de la Vivienda”, dijo Torres.

El presidente de los banqueros hipotecarios estimó que de los 60,000 empleos que generaba el sector de la construcción hoy día, solo hay de un 10 a un 15% de empleos en ese renglón.


💬Ver 0 comentarios