Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Hasta el pasado 19 de enero, a la AEE apenas le quedaban unos $187 millones en efectivo y solo está facturando servicio a aproximadamente, el 35% a 40% de sus abonados. (horizontal-x3)
Hasta el pasado 19 de enero, a la AEE apenas le quedaban unos $187 millones en efectivo y solo está facturando servicio a aproximadamente, el 35% a 40% de sus abonados. (Juan Luis Martínez Pérez)

Admitiendo que encarará pérdidas de unos $1,200 millones, la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) radicó una moción de emergencia ante la jueza Laura Taylor Swain solicitando que dé su autorización para que el Fondo General preste a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) unos $1,300 millones.

De no lograrse acceso a ese financiamiento, y mientras todavía unos 500,000 abonados no tienen servicio eléctrico de los ciclones del año pasado, la AEE podría cerrar operaciones el mes entrante, según indican los abogados de la JSF y la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) en un documento de 115 páginas. El documento se radicó casi a la medianoche del sábado.

Swain dio hasta el próximo 1 de febrero para que los interesados en oponerse al pedido de emergencia de la JSF. El tema, se agrega en una orden, se discutirá en la audiencia general del próximo 7 de febrero.

Según la moción, hasta el pasado 19 de enero, a la AEE apenas le quedaban unos $187 millones en efectivo y solo está facturando servicio a aproximadamente, el 35% a 40% de sus abonados. Se agrega que la AEE perdería unos $1,200 millones en facturación y que no prevé reanudar ese proceso en su totalidad hasta mediados de año.

Mientras la AEE no tiene capacidad para facturar la electricidad ya restaurada, dice la moción, la corporación pública ha hecho inversiones cuantiosas para reparar la red eléctrica anegada tras los huracanes Irma y María, en septiembre pasado.

“El deudor (la AEE) proyecta una deficiencia de financiamiento de aproximadamente $1,000 millones”, reza la moción de la JSF, que actúa como representante de la AEE en los casos de Título III de Promesa.

Posible un cierre

“Sin una infusión inmediata de liquidez, el deudor podría estar forzado a cesar operaciones en el mes entrante”, agrega el documento en el que se cita a varios de los expertos contratados por el gobierno, entre ellos, el economista de la JSF, Andrew Wolfe y el nuevo asesor financiero de la AEE, Todd Filsinger.

De acuerdo con el informe de Filsinger, la AEE quedaría sin dinero en caja para mediados de febrero próximo.

“El impacto de un cierre de (la AEE) tendría un efecto cascada en la infraestructura y en los servicios que descansa en la energía eléctrica para operar (como aeropuertos, puertos marítimos, hospitales, sistemas de agua, redes de comunicaciones, hoteles, tráfico y semáforos, etcétera), empujará a hogares y negocios en toda la isla a la oscuridad, afectarán a los residentes en necesidad de electricidad para las operaciones médicas, diálisis, y otras necesidades de los pacientes y afectará la ya frágil economía de Puerto Rico”, se agrega en el documento.

De acuerdo con la moción el préstamo que otorgaría el Fondo General -que no tiene recursos suficientes para cubrir todo el gasto del gobierno- sería interino, pues se espera que Puerto Rico pueda acceder a los fondos del programa de Préstamos a Comunidades afectadas por Desastres (CDL, en inglés).

Dicho financiamiento CDL fue aprobado indirectamente por el Congreso, pero ha estado aguantado por casi tres meses, pues el Tesoro federal todavía determina una política de balance de efectivo para desembolsar tales fondos a la isla.

Siete interesados en prestar a la AEE

Según la moción, este mes, el asesor financiero del gobierno -Rothschild- tocó a la puerta de diversas firmas con capacidad para prestar dinero a la AEE.

Como parte de ese proceso, una decena de potenciales prestatarios tocaron a la puerta del asesor financiero del gobierno, entre ellos, cuatro que ya son acreedores de la isla a través del gobierno central, la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) y la AEE. En el grupo de interesados, agrega la moción, habría otras seis entidades interesadas en prestar dinero a la corporación pública.

Según la moción, unas siete entidades firmaron acuerdos de confidencialidad y Rothschild ha solicitado a estas entidades que formalicen su interés inicial en apoyar financieramente a la AEE para el próximo 2 de febrero.

Una línea “salvavidas” desde el Fondo General

Habida cuenta que una transacción con entes privados no ha tomado forma, la JSF pidió a Swain que apruebe un préstamo del Fondo General a la AEE.

Sin embargo, aunque el préstamo del Fondo General a la AEE no pagaría intereses por seis meses, y podría refinanciarse si el gobierno recibe los fondos del CDL, el préstamo que el gobierno central otorgaría a la AEE implica múltiples requisitos, como el hecho de que la AEE concedería una “súper prioridad de pago” al Gobierno.

Esa garantía iría por encima de la que poseen los bonistas de la AEE, que justo después del huracán, ofrecieron liquidez a la corporación pública. El gobierno y la JSF alegan que la oferta de liquidez habría sido perjudicial a las finanzas de la AEE.

Según los términos del financiamiento del Fondo General, descrito en la moción como “el único salvavidas” que tiene la AEE, en principio, se adelantarían unos $500 millones a la utilidad y luego, partiendo del presupuesto que tendrá que presentar la corporación pública, se girarían adelantos de $250 millones.

A cambio, la AEE daría como garantía de repago al Fondo General “todos” los ingresos que genere la AEE. Al presente, tales recaudos son la garantía de los bonos de la AEE.

De acuerdo con la moción, el Fondo General tendría que cesar los adelantos de efectivo a la AEE si la caja principal del gobierno llegase a baja hasta la marca de $800 millones.

En principio, el préstamo del Fondo General no cobrará intereses a la AEE pero al cabo de seis meses, la tasa de interés subiría escalonadamente de .50% a 3%. El tipo de interés que pagaría la AEE también podría subir si el Fondo General accede a fondos que le supongan un coste de financiamiento más alto.

Según el documento, ninguna de las fuentes de repago del préstamo de la AEE podría utilizarse para otro fin que no sea lo establecido en la línea de crédito y para pagar a los asesores legales y de financiamiento que trabajan con el gobierno, la JSF y la AEE.


💬Ver 0 comentarios