Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Isabel Hernández Campins, de la firma Kevane Grant Thornton, enumeró los cambios establecidos por la reforma contributiva federal. (Vanessa Serra Díaz)

La reforma contributiva estadounidense trajo consigo cambios que pueden alterar lo que tributan los residentes en Puerto Rico que rinden la planilla federal de contribución sobre ingresos.

En general, las tasas contributivas bajaron al tiempo que se eliminaron ciertas deducciones y exenciones. Estos cambios, aunque entraron en vigor este año, no impactan la planilla federal que se debe entregar en o antes del próximo 17 de abril al Servicio federal de Rentas Internas (IRS, en inglés), sino que se verán reflejados en la planilla que se entregue en 2019, informó la contadora pública autorizada Isabel Hernández Campins, socia contributiva de la firma Kevane Grant Thornton.

Agregó que los cambios relacionados a las contribuciones de individuos expirarán en 2025, a menos que el Congreso de los Estados Unidos apruebe una extensión.

Explicó que la tasa contributiva máxima para individuos bajó de 39.6% a 37%. Los siete renglones en que se divide a los contribuyentes, dependiendo de su ingreso tributable, antes eran de 10%, 15%, 25%, 28%, 33%, 35% y 39.6% y la reforma los modificó a 10%, 12%, 22%, 24%, 32%, 35% y 37%.

También cambiaron los ingresos tributables de cada tasa. Por ejemplo, antes una persona soltera con ingresos de $418,401 o más debía contribuir al 39.6%, mientras que ahora a ese mismo individuo le tocaría contribuir al 35%. La tasa máxima bajo la reforma contributiva federal, que es de 37%, aplica ahora a solteros con ingresos tributables de $500,001 o más.

Cuando se apliquen estos cambios en la planilla que se rinda en 2019, “se va a ver una diferencia significativa en el cálculo de la contribución”, dijo Hernández.

En el caso de quienes tienen inversiones en Estados Unidos, informó que “en cuanto a las ganancias de capital, se mantienen las mismas tasas preferenciales que estaban, que son del 0%, 15% y 20%. La diferencia es que ahora cambiaron los renglones necesarios para llegar a esas tasas”.

Esos renglones aumentaron, por lo que ahora hay que reportar mayores ganancias de capital para tributar. “Para llegar a la tasa de 20% sobre ganancias de capital hay que ganar más de $425,800 en el caso de un soltero y de $479,000 en el caso de un casado. Antes uno llegaba más rápido a esa tasa máxima de 20%”, explicó la CPA durante un almuerzo organizado por la Association for Financial Professionals of Puerto Rico.

“Otro cambio significativo fue la deducción estándar, que prácticamente se duplicó, mientras que por otro lado desaparecieron las exenciones personales”, dijo la experta. “Independientemente de si uno no tiene hijos o tiene uno, dos o tres hijos, eso ya no va a hacer diferencia porque ya no vas a ver el efecto de todos tus dependientes en la planilla. Simplemente vas a tener la deducción estándar, que para casados es de $24,000, para solteros es de $12,000”.

Agregó que el crédito contributivo por hijos se duplicó de $1,000 a $2,000, de los cuales hasta $1,400 son reembolsables.

En el área de inversiones, apuntó que generalmente las casas de corretaje cobran unos gastos de manejo de inversiones, los cuales se podían deducir de la planilla como deducciones detalladas limitadas al 2% del ingreso bruto ajustado. “Eso lo eliminaron, así que ese gasto de la cuenta de inversiones ya no va a ser deducible de la planilla federal”, sostuvo.

Entre los residentes de la isla que deben rendir la planilla federal están los que reciben ingresos de fuentes fuera de Puerto Rico y que estos sean en exceso de ciertas cantidades establecidas por el IRS, como por ejemplo los empleados del gobierno federal.


💬Ver 0 comentarios