Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Crecer duele, hasta para los negocios. Pero si se cuenta con las herramientas necesarias, atravesar por esa etapa podría ser una experiencia libre de traumas.

Así lo asegura la firma Dragonfly Coaching Group, una empresa local de asesoramiento de negocios (“business coaching”) que dirige Waldemar Serrano y que combina técnicas de la sicología y la siquiatría para ayudar al empresario.

“Lo que hace el ‘business coaching’ es combinar prácticas de sicología, mentoría y siquiatría con las de trabajador social y consejería. Es una práctica que existe hace más de 20 años a nivel internacional”, explicó Serrano.

El “business coaching” trabaja con el personal de las empresas -dueños, gerencia y empleados-, mientras el “life coaching” trabaja con el individuo.

“No somos motivadores, sino transformadores. La motivación no dura mucho”, dijo Serrano, quien es graduado en el Institute of Professional Excellence in Coaching (IPEC) de Estados Unidos y es miembro del International Coaching Federation (ICF).

Crear un sistema de reclutamiento, mejorar la productividad, mejorar la comunicación en la empresa, desarrollar e implementar procesos y trabajar con el área de servicio al cliente son algunos de los servicios que ofrece Serrano.

En su experiencia, la comunicación interna y externa es el problema principal que tienen los negocios, seguido por el manejo efectivo del tiempo.

Empresa en problemas

Precisamente, Occupational Medicine Services, Inc., una clínica de medicina ocupacional, contrató los servicios de Dragonfly Coaching Group para resolver sus problemas de comunicación.

“Los empleados se sentían incómodos. Había malestar, un ambiente cargado que no era el ambiente agradable y relajado al que estábamos acostumbrados”, confesó Leonora Díaz, principal oficial ejecutiva, al hablar sobre el cambio que percibió en el personal.

“Entendíamos que era parte del proceso normal del crecimiento de la empresa”, añadió Edwin Colón, director de Operaciones y Mercadeo de la compañía, quien enfatizó que siempre había existido una relación familiar entre el personal y esta se estaba perdiendo.

Serrano evaluó el caso, entrevistó a todo el personal de manera individual e hizo una radiografía empresarial.

Ese proceso toma de 15 a 30 días, dependiendo de la complejidad de la empresa. “Nunca se divulga quién dijo qué en las entrevistas ni se personalizan los hallazgos”, comentó el presidente de Dragonfly Coaching Group.

Occupational Medicine Services crecía a toda prisa, pero los roles y responsabilidades de cada cual no estaban claros. Se preparó un nuevo organigrama, se clarificaron los puestos y se asignaron responsabilidades.

“La reorganización nos dio resultados casi de inmediato. En dos meses... la productividad de las enfermeras subió un 30%”, dijo Díaz.

Agregó que ahora atienden más clientes, entregan los resultados más rápido y no hace falta trabajar tiempo extra.

“En 60 a 90 días las empresas empiezan a ver los cambios en el lugar de trabajo”, dijo Serrano, al tiempo que resaltó que el “business coaching” trabaja con la transformación de la cultura empresarial para aumentar la productividad y lograr una mayor efectividad.


💬Ver 0 comentarios