(horizontal-x3)
En esta fotografía del 25 de junio de 2018 facilitada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), el abogado de esta organización, Leland Baxter-Neal, posa en su oficina en Portland, Oregon. (Doug Brown/ACLU vía AP)

Salem, Oregon, EE.UU. - Revisiones al desnudo, celdas hacinadas con retretes a la vista y comidas escasas que violan restricciones religiosas.

Defensores públicos federales afirman que 120 solicitantes de asilo sufren estas condiciones en una prisión federal de Oregon donde algunos han considerado suicidarse y al menos uno lo ha intentado.

“Estamos muriendo día a día aquí dentro”, dijo uno de los detenidos, según un escrito presentado por William Teesdale, investigador en jefe de la defensoría pública federal en Oregon, ante una corte federal en Portland.

El inmigrante estuvo indispuesto a que lo identificaran en el documento por temor a represalias o a que le presenten cargos, señaló Teesdale en los documentos.

La mayoría de los solicitantes de asilo recluidos en la prisión de la localidad rural de Sheridan dijeron que corrían peligro en sus países, como India, Nepal, Guatemala, México y China.

En lugar de que Estados Unidos los acogiera, enfrentan la política de “tolerancia cero” del gobierno del presidente Donald Trump que prevé la detención de personas que ingresen en el país en forma ilegal

“Vinimos aquí para salvar nuestras vidas pero creo que moriremos aquí en prisión”, dijo uno de los detenidos, de acuerdo con la declaración jurada de Teesdale.

Varios de los detenidos tienen problemas de salud como afecciones cardiacas, heridas de bala y fracturas de piernas sin que hayan recibido atención médica.

Afirmó que duermen en literas triples y pasan horas confinados en celdas con inodoros a la vista de todos. Deben comer en las celdas y carecen de esparcimiento bajo techo o al aire libre.

Se les registra al desnudo frente a otros detenidos, y a los hindúes les servían carne de vaca o de cerdo, aun cuando eso está prohibido en su religión, e intentaban sobrevivir solo con las verduras que acompañaban a las comidas, afirmó Teesdale.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas transfirió en fecha reciente a cuatro detenidos a un centro en Tacoma, Washington, para que recibieran atención médica especializada, dijo la portavoz de la agencia, Clarissa Cutrell.

La agencia no ha hecho declaraciones sobre las condiciones de encierro en Sheridan debido a un litigio pendiente, señaló Cutrell.

Leland Baxter-Neal, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles, calificó las condiciones de inhumanas e inconstitucionales.

La decisión del gobierno del presidente Donald Trump de encarcelar a inmigrantes, donde estuvieron mezclados tres semanas con la población carcelaria general, ha causado “caos, confusión y sufrimiento humano a gran escala”, agregó.


💬Ver 0 comentarios