Por lo menos 88 personas murieron y decenas siguen desaparecidas tras el devastador incendio. (AP) (semisquare-x3)
Por lo menos 88 personas murieron y decenas siguen desaparecidas tras el devastador incendio. (AP)

Paradise, California — Miles de niños regresan a clases hoy después de los devastadores incendios que arrasaron el norte de California.

Las escuelas en el condado de Butte han estado cerradas desde el 8 de noviembre cuando los incendios afectaron a los poblados de Paradise, Concow y Magalia. Por lo menos 88 personas murieron y decenas siguen desaparecidas.

Los responsables en el distrito escolar de Paradise no sabían con seguridad cuántos niños en las escuelas improvisadas que han sido construidas para reemplazar a las que cayeron víctimas de las llamas. Algunas familias han salido del estado, otras están con familiares o amigos en otras partes de California.

Sin embargo, casi todos los docentes acudirán a trabajar para dar algo de normalidad y tranquilidad a los niños que han visto la destrucción a su alrededor.

“Es importante que los niños puedan reunirse y puedan tener algo de normalidad en medio de esta devastación, esta locura”, dijo Jodi Seaholm, una madre de 40 años cuya hija Mallory está próxima a cumplir los 9 años.

Mallory tuvo que someterse a un tratamiento en octubre debido a un cáncer cerebral y en ese momento no mostró miedo, pero “esta situación, ver que su casa quedó quemada, la ha destrozado”, dijo la madre.

Dos distritos escolares aledaños han aceptado a los niños de Paradise que se quedaron sin escuela. Los pequeños irán a centros educativos en Oroville y Durham.

La Escuela Secundaria de Paradise sigue en pie, pero es inaccesible debido a que toda la zona ha sido desalojada.


💬Ver 0 comentarios