Imagen de las pegatinas de los servicios de transporte Lyft y Uber en el parabrisas de un vehículo en Los Ángeles. (AP/Richard Vogel) (semisquare-x3)
Imagen de las pegatinas de los servicios de transporte Lyft y Uber en el parabrisas de un vehículo en Los Ángeles. (AP/Richard Vogel)

Chicago — Cada vez que Rachel Orden pide un Uber, la joven de 20 años verifica la placa del vehículo, luego abre la puerta y espera a que el conductor diga su nombre antes de entrar. Aún así, piensa en un plan B en caso de sentirse incómoda.

“¿Cómo podría salir? ¿Puedo abrir la puerta? ¿A quién tengo en marcado rápido (en el teléfono celular)? ¿Puedo saltar de manera segura si lo necesito? Todo eso me pasa por la cabeza”, dijo Orden, quien generalmente usa este servicio de transporte cuando sale por la noche una vez por semana. La joven universitaria dice que el asesinato el 29 de marzo de Samantha Josephson, estudiante de la Universidad de Carolina del Sur, quien se metió por error en un vehículo que creía que era su Uber, la hizo aún más cautelosa.

El caso de Josephson también ha hecho que las autoridades y las compañías de transporte intensifiquen los esfuerzos para aconsejar a los pasajeros verificar que el vehículo y el conductor sean legítimos. Aunque no existen recuentos oficiales, ha habido varios casos de ladrones y agresores que se hacen pasar por conductores de servicios de transporte, a menudo en bares.

“Hay personas que son depredadoras y andan en busca de posibles víctimas", dijo el portavoz del Departamento de Policía de Chicago, Anthony Guglielmi, quien agregó que los impostores llegan a los bares porque la gente podría estar ebria y no prestar atención.

Musaab Afundi, un hombre del área de Chicago, está acusado de violar a cuatro mujeres que recogió en bares después de hacerse pasar por conductor de Uber en 2017.

Esta semana fue arrestado un hombre de 34 años bajo sospecha de violar a una mujer que se subió a su automóvil después de salir de un bar de Seattle en diciembre. Y un hombre de Connecticut fue acusado el mes pasado de violar y secuestrar a dos mujeres que recogió en bares en diciembre.

"No hay un lugar más peligroso para estar que en un auto cerrado con llave y conducido por un extraño", dijo Bryant Greening, un abogado de Chicago que se especializa en representar a conductores y usuarios de transporte. "Tienes que ser consciente de lo que te rodea y pensar cómo reaccionarías si la situación se vuelve amarga... tienes que escuchar tus instintos".

No solo las mujeres corren riesgos. A los hombres también les han robado después de subirse al auto equivocado. “Los depredadores no discriminan”, agregó el abogado.

Greening instó a Uber y Lyft a hacer más para educar a los clientes y ofrecer soluciones tecnológicas. Además, a raíz de la muerte de Josephson, se ha presentado un proyecto de ley en la legislatura de Carolina del Sur para exigir que los conductores de Uber y Lyft tengan letreros iluminados.

Uber dijo en una declaración escrita que en las próximas semanas lanzará una campaña y enviará notificaciones automáticas para recordar a los pasajeros los pasos de seguridad.

Lyft dijo que proporciona fotos del conductor e información sobre el vehículo, y algunos de sus coches tienen una pantalla en los tableros que cambia de color y coincide con la aplicación para ayudarlos a identificar su viaje.


💬Ver 0 comentarios