(semisquare-x3)
Se estima que otros 155,000 o más kits de pruebas de agresión sexual, mejor conocidos como “rape kits” todavía están a la espera de las pruebas. (GFR Media)

Nueva York - Evidencia en más de 100,000 casos de agresión sexual en todo el país ha sido analizada mediante pruebas de ADN, a raíz de fondos asignados por un fiscal de Nueva York y autoridades federales, lo que ha provocado más de 1,000 arrestos y cientos de condenas en tres años, informaron las autoridades.

Se estima que otros 155,000 o más kits de pruebas de agresión sexual, mejor conocidos como “rape kits” todavía están a la espera de las pruebas, mientras miles de resultados aún no se han vinculado a los sospechosos. Muchos de los que han sido identificados no pueden ser procesados debido a límites de tiempo legales y otros factores.

Sin embargo, "hemos comenzado a rectificar lo que ha sido un trágico fracaso del gobierno y la aplicación de la ley en todos los niveles: una denegación sistemática y por décadas de igualdad de derechos para las mujeres en el sistema de justicia", dijo el fiscal del Distrito de Manhattan Cyrus R. Vance Jr. en un comunicado el martes mientras publicaba los resultados de su inversión de $38 millones en pruebas fuera de su propio territorio.

La aplicación de la ley y legisladores han enfrentado crecientes llamadas en los últimos años para eliminar lo que se conoce como el atraso del kit de violación: muestras y muestras recolectadas en casos de agresión sexual que nunca se analizaron para detectar ADN. Los defensores de las víctimas ven los kits no probados como signos de que las agresiones sexuales no se tomaron lo suficientemente en serio.

Vance, quien asumió el cargo después de que la ciudad de Nueva York eliminara su propio atraso en las pruebas, y el Departamento de Justicia, han trabajado conjuntamente desde 2015 para ayudar a otros lugares a abordar el suyo.

Las dos agencias han pagado para enviar kits de años de antigüedad a laboratorios de docenas de estados y comunidades, desde Flint, Michigan hasta Mobile, Alabama y Las Vegas.

Algunas ciudades también se han movilizado por su cuenta. Pero las grandes subvenciones de Manhattan y Washington "infundieron recursos a este movimiento", dice Ilse Knecht, de la Fundación Joyful Heart, un grupo de defensa de víctimas de agresión sexual que ha puesto de relieve el retraso.

"Hay mucho más que hacer", dijo, pero "esto era lo correcto".

El retraso se acumuló durante décadas, en parte debido al costo de las pruebas que puede alcanzar $1,000 o más.

Pero los defensores de las víctimas también resaltan que muchos casos de agresiones sexuales simplemente fueron marginados a lo largo de los años por policías y fiscales que no creyeron o restaron importancia a las denuncias de las víctimas.

La ciudad de Nueva York trabajó con un atraso de 17,000 casos entre 2000 y 2003, un esfuerzo que produjo más de 200 procesos judiciales. Vance, un demócrata elegido en 2009, ofreció dinero a otros lugares para atacar sus propios atrasos y negoció tasas de descuento con laboratorios.

Su programa, financiado con $38 millones provenientes de acuerdos en casos relacionados con la banca, envió más de 55,000 kits de violación a laboratorios de pruebas. Los resultados han arrojado 186 arrestos y 64 condenas hasta la fecha, con más investigaciones y procesamientos aún en curso, según un informe publicado el martes.

En Riverside, California, los arrestos incluyeron a un sospechoso en la violación de una adolescente dormida en su sofá en 1996, según el informe. El Departamento de Policía de Tempe en Arizona asignó a dos investigadores de casos fríos para trabajar a tiempo completo en los casos de kits de violación allí. Dakota del Norte borró su cartera total de 210 kits.

Mientras tanto, casi 45,000 kits de violación han sido enviados a laboratorios a través del programa del Departamento de Justicia, y ha producido al menos 899 procesamientos y 498 condenas y acuerdos de culpabilidad, según los datos que la agencia proporcionó el lunes a The Associated Press.

El Departamento de Justicia ha invertido $154 millones durante tres años en su iniciativa de “rape kits”, que incluye otras cosas además de las pruebas.

Desde el 2010, 34 estados han legislado reformas sobre los rape kits y desde el 2017, 77 proyectos de ley fueron radicados. De estos, 18 se convirtieron en ley y cuatro resoluciones fueron aprobadas en 19 estados, según datos de Joyful Heart.

Las pruebas de ADN están lejos de ser una forma segura de cerrar los casos. Solo algunos kits de violación tienen suficiente ADN para generar el perfil de un posible sospechoso. Solo algunos de ellos coinciden con cualquier perfil en el banco de datos del FBI, y algunas veces solo coinciden con el ADN que apareció en otra escena del crimen, sin un nombre adjunto a menos que la persona sea arrestada en el futuro.

Incluso cuando el ADN coincide con un delincuente conocido, a veces el procesamiento es imposible porque el tiempo legal se ha agotado, el sospechoso ha muerto, la víctima no está disponible para declarar u otras razones.

Pero las autoridades y los defensores de las víctimas dicen que los arrestos no son la única medida del impacto de hacer las pruebas.

"Significa que el sistema de justicia penal se preocupa por lo que le sucedió", dijo Knecht.


💬Ver 0 comentarios