Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La campaña a favor de la excarcelación de Montes declara hoy por vez primera ante el Comité de Descolonización de la ONU sobre el caso de la espía boricua. (horizontal-x3)
La campaña a favor de la excarcelación de Montes declara hoy por vez primera ante el Comité de Descolonización de la ONU sobre el caso de la espía boricua. (EFE)

Nueva York - La “Mesa de Trabajo por Ana Belén Montes en Puerto Rico” traerá hoy ante la atención del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas que la espía boricua, convicta por entregar información clasificada al gobierno de Cuba, padece de cáncer y no ha podido tener un médico de su preferencia a su lado.

A Montes, de 60 años, ya se le practicó una mastectomía radical. “Las reclusas la cuidan. Intenta aplacar el dolor punzante con aspirinas. Solo eso, y Panadol”, indicó Miriam Montes Mock, prima de Ana Belén y portavoz de la Mesa de Trabajo.

La campaña a favor de la excarcelación de Montes declara hoy por vez primera ante el Comité de Descolonización de la ONU sobre el caso de la espía boricua.

“Ana Belén Montes fue producto de nuestra situación colonial…Procuró comprender la situación que viven los países latinoamericanos y caribeños ante las intervenciones militares y los crímenes de Estado perpetrados por el gobierno de Estados Unidos. Y como un acto de profundo convencimiento y de extraordinaria valentía, apoyó a las víctimas”, indicó Montes Mock en la ponencia que leerá hoy ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

Nacida en una base militar de Alemania, Montes fue arrestada el 16 de septiembre de 2001 en su oficina de la Agencia de Inteligencia de Defensa, adscrita al Pentágono, cinco días después de los atentados terroristas en contra de Estados Unidos.

Montes Mock dirá además que Ana Belén “cumple una condena de 25 años por solidarizarse con el hermano país cubano frente a los planes de agresión del gobierno de los Estados Unidos contra la población civil de Cuba”.

“El proceder de Ana Belén constituyó una defensa del derecho a la autodeterminación de este pueblo caribeño ante las intervenciones de Estado dirigidas a coartar la libertad que debe asistir a todos los países de escoger su propio sistema de gobierno y sus líderes”, agrega.

Montes quedó fuera de los intercambios de prisioneros que generó el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba durante el gobierno de Barack Obama. Por medio de su condena, no tiene oportunidad de salir en libertad condicionada.

Su caso queda atrapado ante la decisión del presidente Donald Trump de eliminar algunas de las medidas de Obama que buscaron suavizar el embargo económico de Estados Unidos en contra de Cuba.

Al declararse culpable en 2002, Ana Belén Montes indicó al juez que “participé en la actividad que me trae ante usted porque obedecí mi conciencia en vez de la ley”.

“Creo que la política de nuestro gobierno hacia Cuba es cruel e injusta, y contradictoria al ideal del buen vecino, y me sentí obligada a ayudar a la Isla a defenderse de los esfuerzos para imponerle nuestros valores y sistema político”, agregó entonces.

En su blog, “La Joven Cuba”, Harold Cárdenas Lema describe a Montes, después de más de 15 años de prisión, como “la heroína olvidada”.

Para Montes Mock, Ana Belén, “que no cobró un solo centavo por sus actos solidarios” en favor de Cuba, “merece la solidaridad de toda la comunidad puertorriqueña y cubana, y de todos los ciudadanos que, como ella, abrazan el proverbio italiano que afirma que ‘todo el mundo es un mismo país’”.


💬Ver 0 comentarios