Personal de búsqueda y rescate buscan restos humanos en las ruinas de una estructura destruida por el incendio en Paradise, California. (AP) (semisquare-x3)
Personal de búsqueda y rescate buscan restos humanos en las ruinas de una estructura destruida por el incendio en Paradise, California. (AP)

Chico, California — Los bomberos en California enfrentaban el domingo el desafío de fuertes vientos que podrían arrebatarles los pocos avances que han logrado en la lucha contra los feroces incendios forestales.

Los vientos están alcanzando las 50 millas por hora, dijeron autoridades, agravando la situación de los incendios que ya han matado a 76 personas.

Es el incendio forestal que mayor número de muertos ha causado en un siglo en Estados Unidos.

Mientras cientos de rescatistas hurgaban entre los escombros en el poblado de Paradise en busca de muertos, casi 1,300 personas siguen desaparecidas más de una semana después del estallido del fuego, dijo el comandante policial Kory Honea la noche del sábado.

Varias personas que huyeron se congregaron el sábado frente a un televisor en un albergue para ver al presidente Donald Trump cuando inspeccionaba lo que había quedado de su comunidad en el norte de California.

Sin embargo, el grueso de los damnificados -algunos de los cuales lograron escapar por muy apenas y perdieron sus casas- estaban ocupados recogiendo lo poco que se había salvado de sus pertenencias o buscando asistencia como para prestar atención a la visita del presidente.

Michelle Mack Couch, de 49 años, hacía fila para acceder a un centro de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) en la ciudad de Chico. Couch necesitaba una andadera para su madre anciana y etiquetas para su vehículo.

“Esperemos que él nos consiga algo de asistencia”, dijo Couch, que votó por Trump y cuya casa era una de las más de 9,800 destruidas por el fuego la semana pasada.

Pero en cuanto a dedicar tiempo para ver al mandatario, dijo con ironía “ya no tenemos televisión”.

Horas después de que los gobernadores saliente y entrante de California acompañaran a Trump en su recorrido por la devastación en la localidad de Paradise, las autoridades subieron la cifra de muertos a 75 y solicitaron a quienes se ha autorizado a regresar a las zonas evacuadas que avisen si ven restos humanos.

Honea exhortó a todos los residentes evacuados que revisen bien si sus familiares han sido localizados y contacten a las autoridades sobre cualquier novedad. La policía ha hallado a cientos de personas, pero la lista de desaparecidos sigue en aumento al reportarse más gente que no ha sido localizada, especialmente los que huyeron en las caóticas primeras horas del siniestro, dijo Honea.

La lista tiene casi 1,300 nombres, algunos duplicados y los de otros que posiblemente se encuentran bien pero que no se han reportado.

“Es en verdad muy importante que vean la lista y nos llamen si está su nombre”, afirmó Honea.

El gobernador Jerry Brown y el gobernador electo Gavin Newsom dieron la bienvenida a Trump, a quien acompañaron durante recorrido por Paradise, de 27,000 habitantes.

Trump inspeccionó el lugar mientras bomberos se apresuraban a continuar sus labores antincendios ante el pronóstico de fuertes vientos para la noche y las autoridades intentaban ubicar a 1,011 personas con paradero desconocido. Las autoridades subrayaron que no todas las personas en la lista están desaparecidas, aunque la cifra de muertos por el incendio sube a diario.

Entre tanto, en el Vaticano, el papa Francisco oró por las víctimas.

En su discurso ante los fieles en la Plaza San Pedro, el pontífice elevó plegarias para "que el Señor reciba en su paz a los fallecidos, que dé consuelo a los familiares y dé fuerzas a los dedicados a las labores de rescate".

Francisco ofreció “una plegaria especial a todas las víctimas de los incendios en California, y a las víctimas de la ola de frío que afecta a la costa oriental de Estados Unidos”.


💬Ver 0 comentarios