(semisquare-x3)
Paquete y el dispositivo explosivo enviado al ex director de la CIA John Brennan a las oficinas de CNN en Nueva York. (AP)

Washington — Los expertos que investigan el envío de bombas rudimentarias a prominentes críticos del presidente Donald Trump intentan determinar si se pretendía que estallaran o simplemente que infundieran miedo, dijeron el jueves funcionarios policiales a The Associated Press.

Los funcionarios dijeron que los dispositivos no estaban preparados como bombas trampa para que estallaran al abrirse los paquetes. Tenían temporizadores y baterías, pero nunca detonaron. Los investigadores aun no tienen la certeza de si los artefactos explosivos estaban mal diseñados o si nunca tuvieron la intención de causar daño físico. Los funcionarios hablaron a condición de anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones sobre la investigación en marcha.

En una conferencia de prensa el jueves, funcionarios en Nueva York subrayaron que aun consideraban a los paquetes como “artefactos vivos”.

“No lo estamos tratando como artefacto falso”, dijo el comisario James O’Neill.

En la conferencia, las autoridades confirmaron que al menos algunos de los paquetes fueron distribuidos a través del servicio postal. Dijeron que los investigadores que buscan otros paquetes sospechosos no habían encontrado ninguno durante las últimas ocho horas.

Detalles sobre los artefactos han salido a la luz en momentos en que se ha propagado el miedo a causa del envío de las bombas por correo en los últimos cuatro días. Los agentes decomisaron el jueves tres artefactos más —dos dirigidos al exvicepresidente Joe Biden y uno al actor Robert De Niro— descritos como similares a los enviados al expresidente Barack Obama, Hillary Clinton, la CNN y otros.

Los nuevos descubrimientos aumentaron a 10 el número de paquetes sospechosos dirigidos a demócratas y que fueron interceptados esta semana por las autoridades.

Muchas preguntas continúan sin respuesta sobre los artefactos y las autoridades no han mencionada nada sobre los sospechosos. Los detalles dejan entrever un patrón: fueron metidos en sobres manila, dirigidos a renombrados críticos de Trump y tenían timbres postales de Estados Unidos. Algunos fueron descubiertos en instalaciones para el procesamiento de correo. Las autoridades dijeron que los artefactos son examinados por técnicos en el laboratorio forense del FBI en Quantico, Virginia.

Los paquetes han suscitado tensiones y temores a nivel nacional cuando faltan dos semanas para las elecciones legislativas. Aunque se desconoce al remitente, los políticos de ambos partidos aprovecharon los hechos para denunciar un ambiente político tóxico y designar culpables.


💬Ver 0 comentarios