Adrian Rivera Reyes salió favorecido en el sorteo de posiciones en la papeleta con el primer lugar en el listado de aspirantes (semisquare-x3)
Adrian Rivera Reyes salió favorecido en el sorteo de posiciones en la papeleta con el primer lugar en el listado de aspirantes. (Captura / Facebook)

Washington -   Como parte de las primarias municipales, tres boricuas buscan el martes las candidaturas demócratas a dos de los 17 puestos en la Legislatura de la ciudad de Filadelfia.

Por un lado, el joven científico boricua Adrián Rivera Reyes es uno de 34 aspirantes a las siete candidaturas demócratas por acumulación para el Concejo Municipal.

La concejal María Quiñones Sánchez, por su parte, defiende su escaño por el distrito 7 del norte de Filadelfia, que incluye la zona del antiguo barrio boricua en Kensington, frente al representante estatal Ángel Cruz, también puertorriqueño.

Rivera Reyes – de 26 años, doctor en biología celular molecular, con concentración en biología del cáncer-, se identifica como demócrata socialista y busca ser el primer concejal abiertamente gay en la ciudad.

“Mi visión es la de una Filadelfia justa y equitativa para todos. Estoy luchando por un gobierno municipal que dé voz a la clase obrera y las personas oprimidas en nuestra ciudad”, indicó Rivera Reyes a El Nuevo Día cuando anunció su candidatura.

El boricua Rivera Reyes es un novato en la política de la ciudad. Pero, Rivera Reyes salió favorecido en el sorteo de posiciones en la papeleta con el primer lugar en el listado de aspirantes.

En la comunidad boricua de Filadelfia, la atención ha estado centrada en la contienda de la primaria demócrata entre Quiñones Sánchez y Cruz, rivales políticos durante la última década.

Quiñones Sánchez ha sido la concejal municipal del distrito 7 desde enero de 2008. Ganó su primera elección en noviembre de 2007, convirtiéndose en la primera hispana y boricua elegida al Concejo Municipal.

Cruz ha representado una tercera parte del distrito de Quiñones Sánchez en la Cámara de Representantes del estado de Filadelfia. Ganó su primera elección en las elecciones de noviembre de 2020. Su intención es renunciar en diciembre al puesto de representante estatal si gana el escaño en el Concejo Municipal.

Cruz ha promovido candidatos en contra de Quiñones Sánchez en el pasado. Pero, es la primera vez que se enfrenta directamente a ella.

Quiñones Sánchez ganó las primarias de 2015 con el 53.5% de los votos, unos 900 más que Manny Morales, el oponente que le lanzó Cruz.

Suele enfrentarse a la maquinaria demócrata de la ciudad, de la cual es parte Cruz.

“Con todo lo que ella ha hecho, es notable que tuviera tantos problemas la (elección anterior). El hecho deque es una contienda competitiva esta vez, es síntoma de que estas elecciones son de baja participación en las que lo que queda de la maquinaria (demócrata) sale a votar”, dijo recientemente al diario Philadelphia Enquirer el exgobernador de Pensilvania Ed Rendell.

Quiñones Sánchez ha descrito a Cruz como “una marioneta del partido” y afirmado que los líderes demócratas la rechazan porque no tolera la corrupción, un problema que ha sido grave en la ciudad. Cruz dice que en gran medida lanzó su candidatura porque el liderato del Partido Demócrata no puede trabajar con ella ni importantes sectores de su distrito.

“Cuando ella lanzó su campaña para el Concejo Municipal – por vez primera-, yo la apoyé. Pero, después me quiso cortar las alas”, sostuvo el representante estatal.

En el Concejo Municipal, Quiñones Sánchez es la presidenta de la Comisión de Asignaciones. Según el Philadelphia Enquirer ha sido una de las personas en el Concejo más productivas.  

En torno al representante Cruz, el diario indicó que tiene un historial legislativo de poco peso.

“Te puedes esconder cuando eres uno de 103 representantes. Cuando eres uno de 17 (como en el Concejo Municipal) no te puedes esconder”, afirmó la concejal.

Cruz sostuvo que Quiñones Sánchez demostró su debilidad electoral en 2015, cuando un rival desconocido, como Morales, obtuvo el 46.5% de los votos y perdió por menos de 900 sufragios.

“No me quiero hacer rico, lo que quiero es la oportunidad de que mi comunidad tenga alguien en el Concejo que verdaderamente luche por ellos”, indicó Cruz, un ex presidente del Caucus de Legisladores Estatales Hispanos de EE.UU..

A Quiñones Sánchez se le ha mencionado como una posible aspirante a la candidatura a alcaldía de Filadelfia en 2023. Pero, primero tiene que prevalecer mañana.

Cruz descarta que su oponente pueda ser una candidata de fuerza a la alcaldía y menos aún si, como augura, pierde la semana próxima.

“La alcaldía nunca será de un latino. La mayoría de los votantes son afroamericanos y anglos. El hispano lo que puede es decidir cuál candidato (de uno de esos grupos) va a ganar”, sostuvo Cruz.

En la prensa de la ciudad, Quiñones Sánchez y Cruz han debatido - además de sobre sus diferencias personales-, en torno a la lucha en contra de los opioides, que hace crisis en el distrito, la gentrificación y la pobreza.

El ganador de la primaria entre Quiñones Sánchez y Cruz será ampliamente favorito para ganar el escaño en noviembre.

En Filadelfia residen cerca de 125,000 puertorriqueños.


💬Ver 0 comentarios