El gobernador electo de Georgia, Brian Kemp, durante la reunión bianual del Instituto de Legisladores de Georgia en la Universidad de Georgia en Athens. (AP) (semisquare-x3)
El gobernador electo de Georgia, Brian Kemp, durante la reunión bianual del Instituto de Legisladores de Georgia en la Universidad de Georgia en Athens. (AP)

Atlanta - El nuevo gobernador de Georgia hizo campaña como un autocalificado “conservador políticamente incorrecto” que logró el apoyo de otros republicanos gracias al respaldo del presidente Donald Trump y ganó por un pequeño margen en noviembre después de afirmar de último momento que el Partido Demócrata del estado intentó hackear la elección.

Ahora la pregunta es si, después de su juramentación del lunes, Brian Kemp será un gobernador tan ferviente como lo fue candidato.

Durante su gira de la victoria a través del estado, le dijo a la prensa la semana pasada que planea trabajar para obtener apoyo de los residentes de Georgia que no votaron por él en noviembre. Y ya considera postularse otra vez en 2022.

Los republicanos todavía controlan todos los departamentos a nivel estatal y ambas cámaras de la legislatura, generando poca necesidad a corto plazo para que Kemp negocie con demócratas. Sin embargo, en las elecciones legislativas de 2018, los demócratas de Georgia lograron sus primeros avances significativos en años, incluida la victoria de una docena de escaños en la Cámara de Representantes estatal.

El ímpetu continuo, provocado por cambios demográficos conforme el estado se vuelve menos rural y menos blanco, podría poner en riesgo el estatus republicano de Georgia en futuras elecciones. Kemp venció a la demócrata Stacey Abrams por poco menos de 55.000 votos de los 3,9 millones de noviembre.

Un grupo respaldado por Abrams ha presentado una demanda federal argumentando que Georgia negó su acceso al voto a muchos votantes de bajos ingresos y minorías cuando Kemp, fungiendo como secretario de Estado, supervisó la elección de 2018. El saliente presidente del Partido Demócrata estatal, DuBose Porter, en su discurso final a miembros del partido dijo que Kemp era un “hombre moralmente corrupto que sabe que tiene que hacer trampa para ganar”.

Kemp ha revelado pocos detalles de su agenda para la sesión legislativa que inicia junto con su juramentación el lunes. En su gira de la semana pasada, retomó las promesas de campaña de apoyar a los pequeños comercios y el crecimiento económico en áreas rurales, y tomar medidas severas contra las pandillas violentas.


💬Ver 0 comentarios