(horizontal-x3)
El presidente de la cámara baja, Paul Ryan, prevé viajar a Puerto Rico el viernes. Ha prometido que el territorio tendrá lo que necesita, pero la mayor parte de la isla carece de electricidad y muchas zonas aisladas carecen de agua potable. (AP)

WASHINGTON — La Cámara de Representantes se apresta a respaldar el pedido del presidente Donald Trump de liberar miles de millones de dólares adicionales para enfrentar desastres, $16,000 millones para pagar los seguros contra inundaciones y ayuda para mantener a flote el gobierno de Puerto Rico.

El paquete de fondos para huracanes suma $36,500 millones, similar a la suma pedida por la Casa Blanca, e ignora por el momento los reclamos de las poderosas delegaciones de Florida y Texas, que juntas solicitaron otros $40,000 millones.

Con respecto a Puerto Rico, Trump tuiteó el jueves por la mañana que el territorio estadounidense no debe esperar ayuda federal “para siempre”. En otros tuits sostuvo que “la electricidad y toda infraestructura era un desastre antes de los huracanes” y fustigó a la isla por su crisis financiera y su “falta total de sentido de la responsabilidad”.

“¡No podemos tener a FEMA, los Militares y los Socorristas, que han sido asombrosos (bajo las circunstancias más difíciles) en P.R. para siempre!”, dijo en otro tuit.

La serie de desastres -las inundaciones en Texas, los daños en Florida y la crisis humanitaria en Puerto Rico- podría ser la más costosa de la historia. En 2005, el huracán Katrina requirió $110,000 millones en asignaciones de emergencia.

El proyecto de ley combina $18,700 millones para la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), $16,000 millones para que el programa federal de seguros contra inundaciones enfrente los reclamos derivados del huracán Harvey y $577 millones para combatir los incendios en el oeste del país.

Unos $5,000 millones de FEMA podrían usarse para ayudar a los gobiernos locales _en particular, los gobiernos central y municipales de Puerto Rico_ a seguir funcionando mientras soportan la iliquidez provocada por María, que los ha privado de ingresos y vaciado de recursos.

El presidente de la cámara baja, Paul Ryan, prevé viajar a Puerto Rico el viernes. Ha prometido que el territorio tendrá lo que necesita, pero la mayor parte de la isla carece de electricidad y muchas zonas aisladas carecen de agua potable.


💬Ver 0 comentarios