(semisquare-x3)
Miembros de una familia se abrazan junto a un guardia fronterizo. (Agencia EFE)

Sunland Park - El muro fronterizo fue abierto hoy por autoridades de inmigración y cerca de 250 familias, que se encuentran separadas por motivos migratorios, pudieron abrazarse por cuatro minutos en los territorios que separan Estados Unidos y México.

"No platicamos nada, sólo nos dimos un abrazo. El tiempo se fue de volada. Así, como si fuera un segundo", dijo a Efe, con lágrimas en los ojos, Rubí, una inmigrante de 23 años de edad, que no conocía en persona a su padre, porque ella llegó recién nacida a EE.UU., sin documentos legales.

Rubí mencionó que aprovechó la oportunidad del sexto evento "Abrazos No Muros" y que viajo con cinco familiares desde Colorado Springs hasta la frontera de Nuevo México para poder abrazarse con su familia de México.

Las familias que participaron en el evento binacional viajaron de diversas entidades de EE.UU. entre ellas Kansas, Colorado, California, Illinois, así como de varias ciudades de Nuevo México y Texas.

"Siento mucha impotencia no poder correr a abrazarlos. Verlos tan cerquita pero lejos a la vez", explicó una inmigrante 16 años, momentos antes de ver por primera vez en persona a su abuela y a sus tíos.

Del lado mexicano acudieron personas que residen en los estados de Durango, Veracruz, México Distrito Federal, Jalisco, Chihuahua, entre otros, según informes de los organizadores.

Después de que se agotaran los cuatro minutos permitidos para el encuentro familiar, Jazmín Márquez, de 31 años, le dio un beso a su esposo, quien estaba del lado mexicano, mientras ella cargaba a su hija Ximena, de tres años de edad, y quien lloraba y repetía: "papá, papá".

"Se quería ir para allá con su papá. Está deportado desde que ella tiene seis meses", mencionó.

La VI edición de "Abrazos No Muros" se llevó a cabo hoy en una zona fronteriza donde se encuentra edificado en muro fronterizo, de bolardo de acero, de 18 pies de altura.

El grupo organizador de los eventos binacionales, La Red Fronteriza por los Derechos Humanos, con sede en El Paso, Texas, acordó con la Patrulla Fronteriza que se abriera una puerta del muro para que se pudieran realizar el encuentro.

"Es un evento histórico, sin precedentes. Los abrazos de niños y padres, y esposos, están derrotando este muro y el símbolo del muro", dijo a Efe Fernando García, director ejecutivo de la agrupación.

Afirmó que este es un llamado deatención al país y al mundo en protesta por las actuales políticas migratorias de EE.UU.

García agradeció a la Patrulla Fronteriza por abrir las puertas del muro.

"Estados Unidos no merece y los migrantes no merecen tanta agresión y tanta separación como se está haciendo. Miles de familias están separadas. Se tiene que reformar el modelo migratorio", consideró.

Agentes de la Patrulla Fronteriza estuvieron presentes durante el acto, al igual que en encuentros anteriores.

En el lado estadounidense hay un despoblado desértico; mientras que en lado de México hay algunas viviendas, edificadas a metros de distancia del muro fronterizo.

La organización ha apuntado que quizá este evento sea el último que se lleve a cabo en la región pero que insistirá para organizarlo en el futuro.

Las ediciones han buscado generar un impacto en Washington D.C. que ayude a contrarrestar la narrativa antiinmigrante del presidente, Donald Trump, de acuerdo a los organizadores.

En el encuentro participaron miembros de varios grupos de ambos países, incluidos de iglesias cristianas, así como representantes tanto del Senado en Texas como del gobierno estatal de Chihuahua, México.

En febrero de 2016, antes de la visita del papa Francisco a Ciudad Juárez, en México, la Red Fronteriza por los Derechos Humanos organizó un acto donde cientos de familias de ambos lados se reunieron en la entonces valla metálica que dividía Sunland Park y Anapra.

En su tercer día de trabajo en la Casa Blanca, Trump firmó una orden ejecutiva para autorizar la construcción del muro fronterizo con México.

El 21 de septiembre, la Patrulla Fronteriza anunció la construcción de un muro de acero, en un tramo de cuatro millas en El Paso, Texas, como parte de una orden ejecutiva y así continuar con la barrera existente otros tramos de la frontera con México.


💬Ver 0 comentarios