La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, arriba al Congreso en Washington. (AP/J. Scott Applewhite)

Washington — Los demócratas de la Cámara de Representantes dieron el viernes los primeros pasos concretos en la investigación de juicio político contra el presidente Donald Trump al emitir citaciones para obtener documentos de parte del secretario de Estado Mike Pompeo, y programar comparecencias de otros funcionarios del Departamento de Estado.

Al final de una tumultuosa semana de revelaciones y recriminaciones, la presidenta de la cámara baja Nancy Pelosi se refirió a la pesquisa de juicio político como un momento oscuro para una nación dividida.

“No hay nada que festejar”, dijo en declaraciones a MSNBC.

En la Casa Blanca, un alto funcionario del gobierno confirmó un detalle clave del informante anónimo de la CIA que acusó a Trump de abusar de su autoridad. Por su parte, el presidente insistió nuevamente en que sus actos y palabras fueron “perfectos” y que la denuncia bien podría ser obra de un “operativo partidista”.

La Casa Blanca reconoció que un registro de la conversación telefónica de Trump que se encuentra en el centro de la investigación de juicio político fue almacenado en un sistema sumamente confidencial por órdenes de los abogados del Consejo de Seguridad Nacional.

Por separado, la asesora de Trump Kellyanne Conway dijo a la prensa que el informante “está protegido por la ley”, algo que el mismo Trump pareció cuestionar el día anterior. El mandatario insinuó el jueves que “no es ningún informante”.

Aún persiste el problema sobre por qué el borrador de la transcripción de la conversación telefónica del 25 de julio entre Trump y el presidente ucraniano fue “bloqueada”, según lo dijo el denunciante. El funcionario de la CIA dijo que desviar el registro de manera inusual era evidencia de que “los funcionarios de la Casa Blanca entendían la gravedad de lo sucedido” en la conversación.

La denuncia del informante asegura que Trump utilizó su cargo para “solicitar la interferencia de un país extranjero” para ayudarlo en las elecciones presidenciales del próximo año. En la conversación, ocurrida días después de que ordenó la retención de fondos de ayuda militar a Ucrania, Trump instó al nuevo mandatario ucraniano Volodymyr Zelenskiy para que buscara material perjudicial de su oponente demócrata Joe Biden, y ofreció la asistencia tanto de su abogado personal, Rudy Giuliani, como del secretario de Justicia William Barr.

Pelosi se negó a establecer un plazo para la investigación pero prometió actuar de manera “expedita”. La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes podría convocar a sus miembros en Washington la próxima semana.

Pelosi dijo que estaba rezando por el presidente y añadió: “Les diría a los demócratas y republicanos: Debemos poner al país por delante del partido”.

En la Casa Blanca, fue un alto funcionario del gobierno el que reconoció que el borrador de la transcripción de la conversación entre Trump y Zelenskiy fue transferido a un sistema altamente confidencial gestionado por el Consejo de Seguridad Nacional. El oficial habló el viernes bajo condición de anonimato debido a la delicadeza del tema.

Los abogados de la Casa Blanca fueron informados de los comentarios que Trump realizó durante la llamada incluso antes de que el informante hiciera llegar sus acusaciones a la oficina del inspector general de la comunidad de inteligencia. La denuncia, realizada a mediados de agosto, se difundió el jueves debido a la intensa presión de los representantes demócratas.


💬Ver 0 comentarios